martes, 11 de octubre de 2016

Orígenes del Protestantismo Latinoamericano en el Siglo XVI


Dr. Cornelio Hegeman
Extraído de: "Desde la Española hasta Lutero"

INTRODUCCIÓN

Como evangélicos, al examinar nuestros orígenes, vemos que una de nuestras raíces lleva a la Ginebra de Calvino.  El Dr. Sidney Rooy (capítulo 6) ve los comienzos eclesiásticos y políticos de la situación política Latinoaméricana en la Ginebra de Calvino (1).  Mientras la Reforma se extendía por toda Europa, tambiénn la fe reformada alcanzó a naciones en las Américas.  El Dr. Frans Schalkwijk ha escrito abundantemente sobre la iglesia reformada holandesa del siglo XVII, en Pernambuco, Brasil (2).  Así como el Dr. Neville Smith (3), Graeme Mount (4)  y otros autores  presbiterianos, han buscado las raíces del protestantismo Latinoaméricano en la Reforma del siglo XVI.  Uno de los aportes ha sido la excelente biografía del Dr. J. M. van der Linde sobre el holandés "Jan Willem Kals 1700-1781: pastor reformado, y defensor del indio y el negro en Surinam (5).
            La primera influencia protestante en Sudamérica durante el siglo XVI se debe a los Welsers, banqueros de Augsburgo, Alemania,  a los que Carlos V dio permiso para establecerse en Venezuela.  La expedición de los Welsers data de 1528-1546, y estuvo caracterizada por el antagonismo español, el tráfico de esclavos, las enfermeda­des tropicales, y el encarcelamiento de sus dirigentes por los españoles.  No se intentó trabajo misionero alguno entre los indios.
            Los hugonotes franceses aparecen en Coligny, en Brasil, en 1555.  Ya habían intentado establecer colonias en Florida en 1564-1565.  Una colonia de unas 600 personas fue destruida por los españoles.  Sólo treinta personas escaparon de la masacre, y otros veinticuatro sobrevivieron, al renunciar a su fe protestante.
            En el siglo XVI los hugonotes franceses fueron los pioneros de la expansión protestante por las Américas.  En el estudio de los orígenes de las actividades evangelísticas reformadas transcultura­les en Latinoamérica y el Caribe, es fundamental entender la actividad misionera de Calvino desde Ginebra, y la expedición Villegaignon con los hugonotes a Coligny, Brasil.

Pregunta: ¿A cuáles dos regiones de las Américas se fueron los hugonotes franceses durante el siglo XVI?

·         LA REFORMA GINEBRINA Y EL INICIO DE LA EXPEDICIÓN VILLEGAIGNON A COLIGNY,  BRASIL (1555-1567)

Ginebra se convirtió en el centro de la Reforma protestante en Europa, durante el siglo XVI.  Ginebra también  funcionó como el centro de un movimiento misionero internacional, que alcanzaba desde Europa hasta el actual Brasil.  La teología y dirección de Juan Calvino (1509-1567) contribuyó no sólo a la Reforma protestan­te, sino tambiénn a los esfuerzos misioneros del siglo XVI.  La expedición francesa a Brasil (1555-1567) incluía hugonotes franceses, directamente relacionados con la iglesia ginebrina y la Academia de Calvino.
            Es especialmente importante, desde el punto de vista misioló­gico, darse cuenta de la rápida extensión de la Reforma por toda Europa, así como por la parte sur del hemisferio occidental.  Es tambiénn importante analizar las razones del fracaso de la expedi­ción a Brasil, y la consecuente pérdida de la actividad evangelís­tica transcultural.
            La expedición francesa a Brasil fue dirigida por el vicealmi­rante Nicholas Durand de Villegaignon.  Esta expedición fue patrocinada por el almirante francés Gaspard de Chatillon, almirante de Coligny, que era simpatizante de la causa hugonote.  Villegaignon había sido compañero de estudios de Juan Calvino en París.  Villegaignon se hizo militar, cuando Calvino se dedicó al estudio del derecho.  Después de su conversión al cristianismo, Calvino dedicó todos sus esfuerzos al avance de la Reforma protestante.  Los dos compatriotas habían mantenido escaso contacto por correo (6).
            Villegaignon estaba interesado en participar en la expedición de los hugonotes franceses a Brasil.  El historiador francés Marc Lescarbot escribe:

            Como tal empresa no podía ser bien llevada a cabo sin el reconocimiento, la cooperación, el consentimiento y la autoridad del Lord Almirante, que entonces era Gaspard de Coligny, un hombre imbuido de las ideas de la llamada religión Reforma, dio al citado Lord Almirante, y a otras nobles de la llamada Reforma, a entender, hipócritamente o no, que él había deseado por mucho tiempo partir a alguna tierra lejana, donde pudiera servir libre y sinceramente a Dios; pero tambiénn que deseaba establecer allí, para todo aquél que deseara marchar, un refugio de la persecu­ción, que de hecho, en aquel tiempo, era tan violenta, que protestan­tes de ambos sexos y diferente posición, habían sido quemados vivos, y confiscados sus bienes, en todo el reino de Francia, por edictos del Rey, y decisión del Alto Tribunal del Parlamento (7).

Pregunta:  ¿Cúal era el nombre del almirante que encabezó la expedición hugonote a Brasil?  ¿De que religión era y cuales fueron sus aspiraciones?

El primer viaje a Brasil (1555) fue autorizado por el rey Enrique II, que dio tres barcos, dinero, y permiso para reclutar volunta­rios entre los prisioneros, ya que eran difíciles de encontrar.  Varios hugonotes, un antiguo monje, prisioneros y soldados, hicieron el largo y difícil viaje a través del océano Atlántico, llegando el 10 de noviembre de 1555 a la zona hoy conocida como Río de Janeiro.  Decidieron vivir en una pequeña isla al lado de la costa, y construyeron un fuerte.  Le dieron el nombre del almiran­te, por lo tanto se llamó Fuerte Coligny (8).
            Pronto Villegaignon se encontró con un motín.  Las quejas eran varias.  Algunos se lamentaban del duro trabajo de edificar la colonia, unos querían compañía femenina, y otros deseaban más contacto con los indios.  El motín fue suprimido por la fuerza.  Villegaignon hizo un llamamiento por carta al Almirante Coligny y a Juan Calvino, pidiendo más colonos hugonotes, así como pastores para instruir a los colonos en la religión cristiana, y "llevar a los salvajes al conocimiento de Salvación" (9).
            Calvino y la iglesia en Ginebra recibieron la carta con gratitud, y se hicieron planes para enviar once artesanos, dos pastores, y un jefe de expedición.  Los dos pastores eran Pierre Richier y Guillaume Chartier.  Las actas de la iglesia de Ginebra, de la reunión del 25 de agosto de 1556, dicen:

            El martes 25 de agosto, como resultado de recibir una carta, pidiendo a esta iglesia el envío de pastores a las nuevas islas, que los franceses han conquistado, son elegidos M. Pierre Richier y M. Guillaume Chartier.  Siendo, por lo tanto, encomendados al cuidado del Señor, y enviados con una carta de esta iglesia (10).
           
Las cartas y la correspondencia en relación con Calvino, Villegaig­non y los responsables de la iglesia de Ginebra, muestran que se buscó el consejo y la dirección de Calvino (11).
            Los tres barcos partieron en el segundo viaje con unos 300 pasajeros.  Entre ellos, estaban mujeres solteras, que podrían casarse con algunos de los colonos, así como algunos jóvenes que vivirían entre los indios, y actuarían como intérpretes.  El jefe de la expedición era M. Phillipe du Pont de Corguilleray, un amigo íntimo de Calvino y Coligny.  Tambiénn estaba a bordo el joven estudiante de teología, Jean de Lery, que luego escribiría la historia de la expedición, y su trágico desenlace.  El barco llegó en marzo de 1557 (12).
            Lery observó que Villegaignon recibió a los hugonotes franceses con los brazos abiertos.  Cuando M. du Pont dijo que había venido a "establecer aquí nuestra Iglesia Reformada, según la Palabra de Dios", Villegaignon contestó:
                       
            Es mi intención crear en este lugar un refugio para los fieles que están siendo perseguidos en Francia, España, y en otras partes al otro lado del mar, para que puedan, sin temor al Rey, Emperador, o cualquier otro poderoso, servir a Dios en verdad, de acuerdo a su voluntad (13).

Pregunta: ¿Cuál iglesia nombró a los primeros pastores para la iglesia en Coligny?
                ¿Quiénes fueron los primeros pastores reformados para ministrar en el mundo nuevo?

·         PRIMEROS CULTOS Y EVANGELIZACIÓN

Por varios meses se mantuvo la relación amistosa entre la iglesia y el administrador de la colonia, Villegaignon.  Se celebraron entonces los primeros cultos protestantes en Sudamérica, la Santa Cena (el 21 de marzo de 1557) Y los primeros dos matrimonios (celebrados por Richier el 3 de abril de 1557).  Villegaignon y los pastores se respetaron entre sí, cada uno en su autoridad y posición respectiva.  Pero la "luna de miel" duró poco, Villegaig­non, convertido al catolicismo, se convirtió en el principal enemigo de la Iglesia Reformada (14).
            Villegaignon había recibido cartas del cardenal de Lorena, urgiéndole a renunciar a su apoyo a las herejías de Calvino.  Uno de los colonos, Jean Cointac, que había renunciado anteriormente a su catolicismo, convenció a Villegaignon de adoptar la doctrina da la transubstanciación en la Santa Cena, y de aceptar la práctica católica de mezclar aceite, sal y saliva con el agua del bautismo.  Villegaignon comenzó a contradecir a los pastores reformados delante de toda la congregación, y a intervenir en el orden y la disciplina de la iglesia.  La congregación decidió enviar al pastor Chartier de vuelta a Ginebra para consultar a Calvino (15).
            El viaje de Chartier fue inútil.  Poco después de partir, Villegaignon declaró hereje a Calvino, y tomó el control de la iglesia.  Los hugonotes no pudieron tolerar esa apostasía, y Du Pont y Richier se enfrentaron al jefe de la colonia, declarando que, debido a su conducta, ya no podían considerarle como su autoridad temporal, y que por lo tanto se marcharían con el primer barco.
            Villegaignon se vengó intentando matar de hambre a los hugonotes, pero éstos tenían un almacén escondido de comida, debido a sus relaciones comerciales con los indios.  En octubre de 1557 Villegaignon ordenó a los hugonotes abandonar el fuerte.  Éstos se adentraron tierra adentro hacia un pequeño establecimiento que Coligny había abandonado anteriormente.  Los hugonotes habían mantenido una relación amistosa con los indios Tupinambas, que consideraban a los franceses como aliados contra los portugueses.  Y de esa forma establecieron los hugonotes franceses sus primeros contactos sociales y evangelísticos con los "salvajes paganos" (16).
            La primera impresión que los hugonotes tuvieron, de los indios, fue de sorpresa.  Estaban horrorizados por la práctica del canibalismo, la creencia en espíritus malignos, y el estilo de vida "inmoral" de los indios.  Richier escribe: "No guardábamos ninguna esperanza de ganarles para Cristo, aunque esto era realmente lo más importante de todo" (17).
            Cuando desapareció la impresión inicial, Richier parecía más optimista:
           
Ya que es el Todopoderoso el que nos ha dado esta tarea, debemos esperar que esta tierra se convierta en futura  posesión de Cristo" (18).

Los esfuerzos evangelísticos se basaban en el contacto personal con los indios.  Jean de Lery describe dos de los encuentros.
            En una ocasión los hugonotes estaban con los indios, cuando oraron por su comida.  Los indios preguntaron por qué lo hacían.  Lery y sus compañeros explicaron que la oración estaba dirigida a Dios, el Creador, que había hecho todas las cosas, y al hombre a su propia imagen.  Y como el hombre había sido creado a la imagen de Dios, no debería comer carne humana.  Después de una larga charla, algunos de los indios expresaron su deseo de orar, y sugirieron que abandonarían el canibalismo (19).
            En otra ocasión, Lery caminaba por la jungla con varios indios en busca de comida, y al ver Lery, la belleza de la naturaleza, empezó a cantar el Salmo 104.  Después de haber terminado de cantar, los indios le preguntaron por aquella canción.  Lo que dio a Lery la oportunidad de hablarles de Dios.  La respuesta de los indios fue recordar una leyenda de un dios similar, del que habían oído hace mucho hablar a un extranjero blanco.  Esta información sorprendió a Lery, y albergó la idea de que quizás uno de los apóstoles había visitado el Nuevo Mundo, al principio de nuestra era (20).
            La estancia durante seis meses, de los hugonotes con los indios, no llevó a ninguna conversión, de la que tengamos registro histórico.  Lery escribió que sí Villegaignon no se hubiera opuesto a los hugonotes, no hubiera sido posible hablar con los indios del cristianismo, como hicieron (21).

Preguntas: ¿Cuál es la fecha del primer culto protestante en las américas?
                  ¿Por qué traicionó Villegaignon a los hugonotes?
                 ¿Cuál fue el nombre de los indios con los cuales los hugonotes vivieron por 6 meses?
                 ¿Cuál es su opinión en cuanto a las oportunidades que tenían los hugonotes para evangelizar a los indios?
·         PRIMERA CONFESIÓN DE LA FE REFORMADA

Cuando el barco "Le Jacques" llegó, en enero de 1558, pensaba llevar quince hugonotes de vuelta a Francia.  Apenas había empezado el viaje, cuando tuvieron que enviar cinco hombres de vuelta en un bote.  El barco apenas podía mantenerse a flote.  Los hugonotes que quedaron, hicieron el difícil viaje a Francia, pero muchos casi no sobrevivieron a la travesía (22).
            Los cinco hombres que regresaron, fueron recibidos por Villegaignon, bajo la condición de que no hablaran de su religión a los otros colonos.  Esta amnistía acabó en cuanto Villegaignon empezó a sospechar de los hugonotes, y los mandó a la cárcel.  Para probarlos, se les pidió que hicieran una confesión de fe por escrito.  Así se escribió la primera confesión de fe reformada de Latinoamérica.  Los hombres que se vieron obligados a redactar esta declaración teológica, similar a la Confesión de Ginebra, fueron: Jean de Bordel, Matthieu Verneuil, Pierre Bourdon y André Lafon.  Bordel, Verneuil y Bourdon, fueron estrangulados y arrojados al mar, al considerarlos culpables.  Fueron, por lo tanto, los primeros mártires protestantes Latinoaméricanos, que murieron a manos de sus compatriotas, los colonos.  Lafon fue perdonado, ya que, por sus servicios como sastre, era requerido por Villegaignon "el Caín de las Américas" (23).
            Otros colonos habían escapado de Coligny, y se encontraron entre colonos portugueses.  El historiador de la misión reformada, Henry Beets, escribe sobre Jean Boles que vivió entre los portugue­ses y fue encarcelado por predicarles el Evangelio.  Fue ahorcado en Río de Janeiro en 1567 (24).
            Villegaignon volvió a Francia en 1559, y los portugueses ocuparon la colonia de Coligny por la fuerza en 1567, Villegaignon intentó entrar en contacto con Calvino, para justificarse, pero Calvino no le contestó (25).
            Por la decadencia del imperialismo francés en Sudamérica, y el creciente antagonismo contra los hugonotes en Francia, no se volvieron a hacer similares expediciones (26).

Preguntas:   ¿Cuáles son los nombres de los primeros tres mártires?
                   ¿En qué año fue ocupada la colonia de Coligny por los portugueses?

·         CONCLUSIÓN

Conflictos internos, traición y la fuerza militar de Portugal eran las causas principales para la caída de la expedición de Coligny. Además, los hugonotes no tenían una estrategia para evangelizar a los indios u otros grupos marginados. Una alianza estratégica entre grupos marginados podría haber sido una auto-defensa contra los portugueses.

Preguntas:  ¿A cuáles cincos conclusiones llega el autor en cuanto al fracaso de la expedición de Coligny?   ¿Cuál es su opinión en cuanto a la expedición de Coligny ?

 NOTAS DE REFERENCIA
1.           El capítulo 2 fue publicado en Cuadernos Reforma. No. 13 (l990). Sidney Rooy, “El Poder Político: modelo reformado,” (Buenos Aires: Fraternidad Teológica Latinoaméricana, 1983).
2.           Frans Schalkwijk, Igreja e Estado no brazil Holandés: 1630-1654, (Sao Paulo: Sociedade Religiosa Ediciones Vida Nova, 1986).
3.           Neville Smith, Levende stenen.Living Stones. Piedra Bibu: 350 jaran protestantisme op Curacao. Williamstad: Verenigde Protestantse Gemeente, 1985.
4.           Graeme Mount, Presbyterian Missions to Trinidad and Puerto Rico: The Formative Years 1868-1914. Hantsport, NS: Lancelot Press, 1983.
5.           Jan M. van der Linde, Jan Willem Kals 1700-1781, (Kampen: Kokm, 1987).
6.           Jean de Lery, Histoire d’un voyage fait en la terre de Brésil, (Ginebra, 1975); “Journal de Bord de Jean de Lery en la Terre de Bresil, 1557, introducido y comentado por M.R. Mayeux,” (Paris, 1975) y Baum Guilielmus et. al. (eds), Corpus Reformatorum, (Brunsvigae, 1877), pp. 278 y ss., 434-443.  Más información en: Oliver Reverida, Quatorze Calvinistes chez les Topinambus, Histoire d’une mission génevoise au Brésil (1556-1558), (Paris: Librarie Minard, 1957); J. Vander Berg, “Tragedie op de kust van Brazilie,”  De Heerbaan (Sept./Oct, 1958; pp. 179-184; Justo González, Historia de la Misiones, (Buenos Aires: la Aurora, 1970), pp. 376-377; y William Mulder, “Brazil,” Lengthened Cords, (ed. Roger Greenway) (Grand Rapids: Baker Book House, 1975), pp. 101-104.
7.           Marc Lescarbot, History of New France (Toronto, 1907), I, p. 48.
8.           G. Báez Camargo, “The Earliest Protestant Missionary Venture in Latin America,” Church History, XXI (l952), pp. 135-145.
9.           Lescarbot, op. cit., p. 157: Lery, “Journal¼”, p. 51: Corpus¼, XLIV, 442, carta 2613. La carta de respuesta de la iglesia de Ginebra, así como la recepción de Villegaignon a los hugonotes a su llegada en 1557, es prueba suficiente para contradecir la teoría de A. Perbal, de que la carta de Calvino a Villegaignon estaba falsificada. “Non-Roman Catholics in Latin America,” International Review of Missions, 41 (l960), pp. 455-459.
10.         Phillip Hudges, The Register of the Company of Pastors of Geneva in the Time of Calvin, (Grand Rapids: Eerdmans, 1966), p. 317.
11.         Corpus¼, cartas 2612 y 2613.
12.         Carmargo, op. cit., pp. 135-136.
13.         Lery, Histoire¼, pp. 64-65.
14.         Ibid., pp. 65-67.
15.         Ibid., p. 68.
16.         Carmargo, op. cit., p. 138.
17.         Corpus¼, cartas 2609 y 2612.
18.         Ibid., carta 2612.
19.         Lescarbot, Histoire de la Nouvelle France, (Paris: Milot, 1609), p. 323.
20.         Camargo, op. cit., p. 141.
21.         Ibid., p. 143.
22.         Jean Crespin, Acts des Martyrs, (Ginebra, Steiger, 1564), pp. 881-898, tal y como escribió Lery.
23.         Más información sobre la confesión en Jean Crespin, Histoire des martyr persécutés et mis a mort pour la vérité de l’Evangile, II, pp. 510-513.
24.         Henry Beets, Triumfen van Het Kruis, p. 79.
25.         Reverdin, op. cit., p. 108.Jean Bastian, “Protestantismo y Colonialismo en América Latina y el Caribe: 1492-1838,” Taller de Teología (l981), p. 24.
26.         Jean Bastian, “Protestantismo y Colonialismo en América Latina y el Caribe: 1492-1838,”  Taller de Teología (l981), p.24.


0 comentarios :

Publicar un comentario