viernes, 23 de septiembre de 2016

Tres Fatales Ejemplos en la Historia - Judas 5-7


Dr, Jaime Morales
Extraído de "Judas: Combatiendo a los Falsos Maestros"

I. Introducción
            En estos textos Judas hace un recordatorio de diferentes eventos donde Dios ha castigado a seres humanos o espirituales debido a su apostasía. Siguiendo el contexto anterior donde hablaba de hombres infiltrados, Dios les recuerda su trato en otros momentos de la historia con ese tipo de hombres que se habían infiltrado en la congregación de la fe y apostatado. McDonald menciona sobre ello: “No hay duda acerca de la actitud de Dios hacia estos apóstatas. La ha revelado en el Antiguo Testamento en más de una ocasión. Judas quiere ahora recordar a sus lectores tres ejemplos así: los israelitas incrédulos, los ángeles que pecaron, y los habitantes de Sodoma y de Gomorra.”[1] AlbertoPlatt nos menciona: “De la manera en que Dios juzgó a los que se apartaron a través de la historia bíblica, así también juzgará el caso de los impíos invasores.”[2]

Por otro lado, nos recuerda la dimensión muchas veces corporativo del pecado y su castigo. Deiros menciona: “Nótese que en estos tres casos no se trató de pecados individuales, sino de decisiones y actitudes pecaminosas de conjunto. Hubo un abandono corporativo de Dios. La consecuencia fue también un castigo colectivo de la apostasía.”[3]

II. Recordando el juicio de Dios a los que no creyeron
Judas 5
Reina Valera 1960
Dios habla hoy
Nueva Versión Internacional
Mas quiero recordaros,  ya que una vez lo habéis sabido,  que el Señor,  habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.
Aunque ustedes y a lo saben, quiero recordarles que el Señor, después que sacó de Egipto al pueblo de Israel,  destruyó a los que no creyeron.
Aunque ustedes ya saben muy bien todo esto,  quiero recordarles que el Señor, después de liberar de la tierra de Egipto a su pueblo,  destruyó a los que no creían.

            Judas inicia poniéndoles en mente lo que era parte del conocimiento de los hermanos, que después del Éxodo hubo muchos que dudaron de Dios al ver los peligros que se les presentaba en la Tierra Prometida. Dios en su momento les anuncia que todos iban a morir en el desierto a excepción de Caleb y Josué quienes serían los únicos que entrarían en la tierra que les había prometido  (Números 14:29-30; 35; 1 Corintios 10:1-5).

            El castigo de estos hombres que dudaron de Dios fue morir en el desierto. 1 Corintios 5 dice sobre estos hombres: “La mayoría de ellos no agradó a Dios, y por eso sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto.” La palabra destruyó (gr. apólumi) significa destruir completamente.[4] Todos y cada uno de los hombres que dudaron murieron en el desierto. Sólo sus hijos pudieron disfrutar de la bendición de la tierra prometida (Números 14:31). 

Luego de ver todas las maravillas que hizo Dios al liberarlos de Egipto dudan al ver los gigantes de Canaán.Platt menciona: “El lado sombrío del cuadro se nota cuando esa misma gente, que fue testigo de una liberación tan espectacular por mano de Dios, mostró incredulidad al recibir el informe de los diez espías.”[5] Kistemaker en la misma línea de pensamiento afirma: “Esta nación, tan altamente privilegiada, fue testigo de muchos milagros asombrosos que lograron su liberación de la esclavitud. Pero aun así, esta gente se rehusó a confiar en el liderazgo visible de Dios. Y por rechazar la dirección que Dios les ofrecía, sufrieron la ira de Dios. Esa ira se manifestó en castigos muy severos: muchos israelitas perecieron en el desierto y fueron abandonados por Dios. ¡Qué tremenda advertencia acerca del peligro de tomar a la ligera el castigo de Dios!”[6]
           
III. Recordando el juicio de Dios a los ángeles caídos
Judas 6
Reina Valera 1960 (RVR)
Dios habla hoy (DHH)
Nueva Versión Internacional
Y a los ángeles que no guardaron su dignidad,  sino que abandonaron su propia morada,  los ha guardado bajo oscuridad,  en prisiones eternas,  para el juicio del gran día;
Y a los ángeles que no conservaron su debido puesto, sino que dejaron su propio hogar, Dios los retiene en prisiones oscuras y eternas para el gran día del juicio.
Y a los ángeles que no mantuvieron su posición de autoridad,  sino que abandonaron su propia morada,  los tiene perpetuamente encarcelados en oscuridad para el juicio del gran Día.

            Este pasaje menciona que a ciertos ángeles los ha encarcelado esperando el juicio. ¿A cuáles ángeles? Los estudiosos no se han puesto de acuerdo sobre ello. El texto nada más menciona que estos no custodiaron su rango, sino que dejaron su lugar de residencia. Para algunos es una alusión a Génesis 6:1-4 donde menciona que los hijos de Dios tomaron para sí mujeres. Por ejemplo, Platt menciona: “La idea que parece gozar de mayor aceptación entre los evangélicos es la que identifica a los ángeles de Judas 6 con los hijos de Dios de Génesis 6:1–2.”[7] Kistemaker por su parte agrega: “Estos comentaristas dicen que Judas recibió este material de ciertas tradiciones judías y gentiles, y especialmente del libro apócrifo llamado 1 Enoc.”[8] Esto sin duda es en sí misma una interpretación forzada del pasaje. Si bien es cierto, el Libro de 1 Enoc al cual muchos creen que se refiere Judas apoya está interpretación. 1 Enoc6:1-2 dice: En aquellos días, cuando se multiplicaron los hijos de los hombres, sucedió que les nacieron hijas bellas y hermosas. Las vieron los ángeles, los hijos de los cielos, las desearon y se dijeron: -Ea, escojámonos de entre los humanos y engendremos hijos.” Por otro lado, 1 Enoc 7:1-3 menciona: “Y tomaron mujeres; cada uno se escogió la suya y comenzaron a convivir y a unirse con ellas, enseñándoles ensalmos y conjuros y adiestrándolas en recoger raíces y plantas. Quedaron en cinta y engendraron enormes gigantes de tres mil codos de talla cada uno.  Consumían todo el producto de los hombres, hasta que fue imposible a éstos alimentarlos.” También 1 Enoc capítulo 21 habla de una prisión en la cual están los ángeles.

            Ahora hay algunas dificultades con esa interpretación. Kistemaker menciona: “Otros expositores observan que sabemos poco acerca de las posiciones de autoridad desempeñadas por los ángeles (véase Daniel 10:12–21). La Escritura no revela cómo perdieron estos ángeles su puesto. Suponemos que se negaron a obedecer el mandamiento de Dios porque deseaban ser como él (véanse Génesis 3:5; Lucas 4:6). Sin embargo, debemos evitar darle gran importancia a las tradiciones que vinculan la caída de los ángeles con el casamiento entre “los hijos de Dios” y “las hijas de los hombres” (Génesis 6:2). Los ángeles son seres espirituales, y por ello carecen de cuerpo físico y no tienen la capacidad de procrear. Al contestar Jesús una pregunta de los saduceos acerca del matrimonio luego de la resurrección, él explicó que entonces la gente, como los ángeles del cielo, “ni se casarán ni se darán en casamiento” (Mateo 22:30).”[9]

            Es interesante notar que la expresión “no guardaron su dignidad” presentada en la versión hispana de la Reina-Valera parece inclinarse más a Génesis 6 que la expresión “que no mantuvieron su posición de autoridad” de la Nueva Versión Internacional. Quizás un ejemplo de que cada traducción de la Biblia tiene un sesgo de interpretación del traductor.

Estamos ante un pasaje que lo más sabio es no llegar a una conclusión definitiva, entendiendo que es un pasaje oscuro y torcer la interpretación hacia un lado u otro, es decir, lo que no dice el texto, contradiciendo los principios hermenéuticos. Lo importante es que el texto menciona que estos ángeles han sido encarcelados por Dios esperando el día del juicio.

IV. Recordando el juicio de Dios a Sodoma y Gomorra
Judas 7
Reina Valera 1960 (RVR)
Dios habla hoy (DHH)
Nueva Versión Internacional
Como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas,  las cuales de la misma manera que aquéllos,  habiendo fornicado eido en pos de vicios contra naturaleza,  fueron puestas por ejemplo,  sufriendo el castigo del fuego eterno.
Lo mismo que esos ángeles, también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas se entregaron a la prostitución, y se dejaron llevar por vicios contra la naturaleza. Por eso sufrieron el castigo del fuego eterno y quedaron como advertencia para todos.
Así también Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas son puestas como escarmiento,  al sufrir el castigo de un fuego eterno,  por haber practicado, como aquéllos,  inmoralidad sexual y vicios contra la naturaleza.

            Judas en el verso 7 hace referencia al suceso acontecido en Génesis 19:1-25. En el mismo dos ángeles avisan a Lot y su familia que Dios destruirá la ciudad. Génesis 19: 24-25 menciona literalmente: “Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades,  y toda aquella llanura,  con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.” Ellos fueron destruidos por su inmoralidad sexual. Sergio Valle menciona: “El último ejemplo es el de Sodoma y Gomorra. Judas va a destacar aquí la inmoralidad. El juicio sobre Sodoma y Gomorra puede ser el más famoso de la historia. No sólo por las personas involucradas, sino también porque la misma Biblia lo destaca varias veces de una manera enfática. El mismo Señor Jesucristo usó el ejemplo del juicio sobre estas ciudades. La inmoralidad se destaca como problema principal de estas ciudades, pues dice el texto que fornicaron y fueron tras vicios contra lo natural. En la RVA correctamente aparece la nota al pie que señala que literalmente dice: salieron en pos de otras carnes. Y esto pone énfasis en la inmoralidad sexual, más específicamente la homosexualidad.”[10]

Dios les castigo.  Así este pasaje nos habla del furor del Dios celoso quién también es un Dios que castiga. Dios castigó a Sodoma y Gomorra, ciudades caracterizadas por una separación completa de Dios. Una sociedad llena de pecado y lujuria. Una sociedad muy similar a la sociedad occidental del siglo XX. De hecho, el pecado de la homosexualidad destacado en Sodoma y Gomorra se encarna cada vez más en nuestra sociedad. Cada vez son más naciones que permiten el matrimonio homosexual. Y ahora están permitiéndoles adoptar niños o tenerlos por medio de inseminación artificial con una madre de alquiler, esto es llamado el baby boom gay. Esto nos recuerda que el juicio contra la humanidad es inminente así como lo fue con estás ciudades bíblicas.

V. Conclusión
Muchos creen que Dios no es un Dios que juzga y castiga. Pero esto es parte de su naturaleza. Dios castigará a los falsos maestros tanto de la época de Judas como a los del presente. Dios los destruirá. Por otro lado, al observar la apostasía de nuestros días cargada de inmoralidad sexual, debemos recordar que Dios la castigará en conjunto en su momento. Su juicio ha sido decretado. Dios es un Dios celoso ayer, hoy y siempre.


[1] MacDonald, William. Comentario al Nuevo Testamento, p. 16.
[2] Platt, Alberto. Estudios Bíblicos ELA: Cómo enfrentar a los falsos maestros (2da Pedro-Judas). Versión en Libronix.
[3] Deiros, Pablo. Comentario Bíblico Hispanoamericano: Santiago y Judas, p. 328.
[4] Apólumi.” Diccionario Strong de Palabras Griegas del Nuevo Testamento.
[5] Platt, Alberto. Estudios Bíblicos ELA: Cómo enfrentar a los falsos maestros (2da Pedro-Judas), p. 13.
[6] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 431.
[7] Platt, Alberto. Estudios Bíblicos ELA: Cómo enfrentar a los falsos maestros (2da Pedro-Judas), p. 14.
[8] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 432.
[9] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 432.
[10] Valle, Sergio. Comentario Bíblico Mundo Hispano. Tomo 23: Hebreos, Santiago, 1 Y 2 Pedro, Judas. Versión en Libronix.

0 comentarios :

Publicar un comentario