miércoles, 28 de septiembre de 2016

Recordando el Mensaje de los Apóstoles - Judas 17-19


Dr. Jaime Morales
Extraído de: "Judas: Combatiendo los Falsos Maestros"

I. Introducción
            Judas en está sección hace un llamado a sus destinatarios a recordar. Deben recordar el mensaje de los apóstoles, que a su vez está basado en el evangelio de Cristo quién dio la doctrina una vez a los santos. Deben recordar las santas advertencias acerca de que en postreros tiempos aparecerán falsos maestros, engañando aun a los escogidos.

II. ¡Recordad!
Judas 17
Reina Valera 1960
Dios habla hoy
Nueva Versión Internacional
Pero vosotros,  amados,  tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo;
Pero ustedes, queridos hermanos, acuérdense de que los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo
Ustedes,  queridos hermanos, recuerden el mensaje anunciado anteriormente por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.

            En este texto es la segunda de tres ocasiones que Judas llama “amados” (gr. agapetós) a los destinatarios de la carta. Les llama nuevamente amados, porque el ama a los creyentes y no quiere que caigan en el error. Y en este momento, vuelve a poner en escena a los destinatarios de la carta y les habla de su rol en medio de los falsos maestros, les da el mandato directo a: “tened memoria”, es decir, recuerden. Les llama a recordar las palabras de los doce apóstoles de Jesucristo y a continuación les habla de la advertencia de ellos.

            Y es que el mensaje de los apóstoles es el mensaje del evangelio. Ellos son los depositarios de la fe dada una vez a los santos (Judas 3). La forma de oponerse a los falsos maestros es solamente recordando la verdad bíblica. Kistemakermenciona sobre ello: “Ahora se hace necesario un mandamiento directo, por que el descuido del conocimiento de los hechos de la fe es perjudicial para la salvación. Los lectores deben ser capaces de recordar el mensaje del evangelio para poder defenderse de los perniciosos ataques de los herejes. Deben saber que pueden oponerse efectivamente a sus adversarios mediante el evangelio predicado por los apóstoles de Cristo.”[1]

III. En los últimos tiempos habrán hombres burladores
Judas 18-19
Reina Valera 1960 (RVR)
Dios habla hoy (DHH)
Nueva Versión Internacional
los que os decían:  En el postrer tiempo habrá burladores,  que andarán según sus malvados deseos.
les habían dicho: "En los últimos tiempos habrá gente burlona, que vivirá de acuerdo con sus malos deseos."
Ellos les decían: "En los últimos tiempos habrá burladores que vivirán según sus propias pasiones impías."
Estos son los que causan divisiones;  los sensuales,  que no tienen al Espíritu.
Esos son los que causan divisiones; siguen sus deseos naturales y no tienen el Espíritu de Dios.
Éstos son los que causan divisiones y se dejan llevar por sus propios instintos,  pues no tienen el Espíritu.

La advertencia dada por los apóstoles es que en el postrer tiempo habría burladores. No es nada nuevo lo que está sucediendo dentro de esta iglesia a la que escribe Judas. Ya los apóstoles les habían hablado de ello. Platt menciona: “En esencia, Judas hizo ver a sus lectores que la presencia de burladores no debía sorprenderlos.”[2] Recordemos las palabras de Pablo en Hechos 20:29: “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.” Y luego el mismo apóstol dice en 1 Timoteo 4:1: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.” Y los apóstoles a su vez recuerdan a Jesús. Kistemaker menciona: “Los apóstoles repiten las advertencias de Jesús, que en su discurso acerca del fin de los tiempos predice repetidamente que aparecerán falsos profetas para engañar, de ser posible, aun a los escogidos (Mateo 24:4–5, 11, 23–24, 26). En la misma manera, los apóstoles advierten a los creyentes para que estén alerta acerca de la aparición de los burladores.”[3]

Los falsos maestros son burladores, se burlan de Dios andando según sus malos deseos y se burlan de los hombres haciéndoles creer una mentira. Kistemaker los describe así: “La gente que Judas describe no es ignorante en cuanto a la Palabra de Dios. Al contrario, están bien informados. Debido a su conocimiento de la revelación divina, transforman en una burla continua todo lo que es santo y sagrado. Mofar no consiste en una parodia cómica y ligera, sino en un serio ataque contra Dios, su Palabra y su pueblo.”[4] Estos falsos maestros burladores no enseñan la herejía por ignorancia, lo hacen adrede. 

Harrison nos dice: “Se protegerán contra el error si recuerdan las palabras de los apóstoles que predijeron que en la misma iglesia se suscitarían falsos maestros.”[5] En el postrer tiempo, el ésjatos jrónos, es decir en los últimos tiempos, aparecerán falsos maestros burladores que vivirían de acuerdo a su codicia impía. Inclusive Deiros nos menciona: “La expresión el postrer tiempo se aplica al presente y al futuro. Este tiempo tuvo su comienzo en el primer siglo, cuando Cristo vino y trajo el evangelio, y dura hasta su eventual retorno.”[6] En esa misma línea Platt menciona: “Desde Hechos 2 hasta el presente, la iglesia ha vivido en el postrer tiempo. Todo ese período se ha caracterizado por personas y movimientos que se han mofado de lo que Dios ha dicho en su palabra.”[7] El tiempo apostólico, el presente en Judas y el hoy de nuestros tiempos son los postreros tiempos. El mensaje anunciado por los apóstoles es tan vigente en el primer siglo cómo lo es en los tiempos actuales. De esos mismos falsos maestros que Judas recuerda que hablaron los apóstoles, la iglesia del hoy debe tener cuidado.

Entre las varias conductas de estos falsos maestros están las siguientes:

A. Causan divisiones. Los falsos maestros causan divisiones. Separan a la iglesia haciendo que unos crean otra cosa al generar duras. Siempre tratan de engañar a los escogidos para llevarlos con ellos. Hacen proselitismo. Dividen la iglesia en grupos. Deiros menciona: “Estos son los que hacen distinciones en la comunidad y con ello provocan separaciones, creando grupos elitistas entre quienes se consideran poseedores exclusivos del Espíritu.”[8] Wheaton afirma: “Son los que causan divisiones en la iglesia poniéndose como superiores a los cristianos comunes, como hacían los gnósticos, dividiendo a la iglesia entre los miembros espirituales y mundanos.”[9]

B. Son sensuales. La palabra sensuales es el término griego psujikós, que es un adjetivo de psujé (alma, aliento). Es el mismo término que el apóstol Pablo utiliza cuando se refiere al “cuerpo animal” (sóma psujikós) en 1 Corintios 15:44 y al “hombre natural” (ándsropos psujikós) en 1 Corintios 2:14. Sobre el texto en cuestión Kittel menciona: “Lo que esψυχικός se compara aquí con lo que es impío. Sin la ayuda del Espíritu, la persona que es ψυχικός será víctima del deseo y ocasionará división.”[10] Estos hombres son sensuales, es decir, no son espirituales. Y la siguiente frase lo reafirma al decir que no tienen el Espíritu.

C. No tienen al Espíritu. Un falso maestro jamás tendrá al Espíritu Santo de Dios. Carece de Él. Son hombres impíos. Sencillamente, si no tienen al Espíritu Santo no son creyentes. Radmacher menciona sobre ello: “Cuando Judas afirma que los falsos maestros no tenían el Espíritu, no deja ninguna duda en cuanto a su destino eterno. Solamente son personas mundanas y no pertenecen a Dios.”[11]

MacDonald menciona: “Esos burladores presentan tres rasgos destacados. Son sensuales, lo que significa que piensan y actúan como hombres naturales. Causan divisiones, llevando discípulos tras sí, y quizá dividiendo a las personas en varias clases, según su avance en la apostasía. No tienen el Espíritu. Nunca nacieron de lo alto, y por ello son totalmente incapaces de comprender las cosas de Dios.”[12]

IV. Conclusión
Estamos viviendo en los postreros tiempos. Estos iniciaron en la era apostólica y continúan hasta ahora. En estos tiempos es que debemos recordar las palabras de los apóstoles cuando nos anunciaron que los falsos maestros estarían entre nosotros. ¡Iglesia recordad! ¡Iglesia tened memoria! Ya los apóstoles no lo anunciaron, así que estemos atentos y vigilantes. Los falsos maestros se han infiltrado hoy entre nosotros e incluso están engañando a muchos de los escogidos.



[1] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 458.
[2] Platt, Alberto. Estudios Bíblicos ELA: Cómo enfrentar a los falsos maestros (2da Pedro-Judas). en Libronix.
[3] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 459.
[4] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas,  p. 459.
[5] Harrison, Everett. Comentario Bíblico Moody del Nuevo Testamento: JudasVersión digital en PDF.
[6] Deiros, Pablo. Comentario Bíblico Hispanoamericano: Santiago y Judas, p. 359.
[7] Platt, Alberto. Estudios Bíblicos ELA: Cómo enfrentar a los falsos maestros (2da Pedro-Judas). Versión en Libronix.
[8] Deiros, Pablo. Comentario Bíblico Hispanoamericano: Santiago y Judas, p. 359.
[9] Wheaton, David. Nuevo Comentario Siglo XXI: Nuevo Testamento, p. 1158.
[10] “psujikós.” Compendio del Diccionario Teológico del Nuevo Testamento.
[11] RadmacherEarlNuevo Comentario Ilustrado de la Biblia. Versión en Libronix.
[12] MacDonald, William. Comentario al Nuevo Testamento.

0 comentarios :

Publicar un comentario