viernes, 30 de septiembre de 2016

Doxología - Judas 24-25


Dr. Jaime Morales
Extraído de: "Judas: Combatiendo los Falsos Maestros"

¡A Dios el Padre Celestial!
¡Al Hijo Nuestro Redentor!
¡Al Eterno Consolador!
¡Unidos todos alabad! Amén.

Está doxología es parte de la mayoría de himnarios en nuestras iglesias latinoamericanas. Una doxología es una expresión de la gloria y majestad de Dios. Y como corresponde a muchos de los escritos del género epistolar, la Epístola de Judas termina en una doxología, es decir, con una alabanza como era común en los servicios de la sinagoga.[1] Incluso está doxología es posible que haya sido un himno de alabanza. Simón Kistemaker menciona: “Es posible que esta doxología haya sido cantada en la iglesia cristiana primitiva. Estos dos versículos tienen un equilibrio literario y un ritmo que se prestan para el canto antifonal.”[2]

II. Al que tiene el poder de presentarnos delante de su gloria
Judas 24
Reina Valera 1960 (RVR)
Dios habla hoy (DHH)
Nueva Versión Internacional
Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída,  y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría.
El Dios único, Salvador nuestro, tiene poder para cuidar de que ustedes no caigan, y para presentarlos sin mancha y llenos de alegría ante su gloriosa presencia.
¡Al único Dios,  nuestro Salvador,  que puede guardarlos para que no caigan,  y establecerlos sin tacha y con gran alegría ante su gloriosa presencia,

            Este texto atribuye adoración a Aquel que tiene la capacidad (gr. dúnamai) de vigilarnos (gr. fulásso) de no tropezar (gr. áptaistos) y así poder presentarnos sin defecto (gr. ámomos) delante de su gloria con gran regocijo. El termino griego fulásso se refiere a vigilar como estando de guardia.[3] En el contexto de la carta de Judas, hablar de que nos guarda sin caída y nos presenta sin mancha, nos muestra que a pesar de los falsos maestros, Dios Soberano nos guarda en su providencia de caer ante las falsas enseñanzas. William MacDonald menciona que esta promesa es especialmente oportuna para los días de apostasía a los que se está refiriendo Judas.[4] Simon Kistemaker afirma: “Aunque los creyentes estén observando la apostasía de los herejes, saben que Dios es capaz de proteger a los suyos y de mantener su salvación intacta.”[5]

Es decir, Dios siempre se mantiene vigilante, está de guardia vigilándonos para que no tropecemos y así presentarnos sin defecto. No por nuestras propias fuerzas sino porque Él preserva a los santos. Kistemaker menciona: “No somos capaces de entrar en el cielo por nuestra cuenta, pero Dios—que es rico en misericordia—nos preserva de caer y nos hace entrar en la gloria celestial.”[6] Y así nos presenta con alegría ante su gloriosa presencia.  

III. A él sea la adoración
Judas 25
Reina Valera 1960 (RVR)
Dios habla hoy (DHH)
Nueva Versión Internacional
al único y sabio Dios,  nuestro Salvador,  sea gloria y majestad,  imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.
A él sea la gloria, la grandeza, el poder y la autoridad, por nuestro Señor Jesucristo, antes, ahora y siempre. Amén.
sea la gloria,  la majestad,  el dominio y la autoridad,  por medio de Jesucristo nuestro Señor,  antes de todos los siglos, ahora y para siempre!  Amén.

            Continúa la doxología atribuyendo adoración al ser que nos preserva para presentarnos sin mancha delante de su gloria. Al único y sabio Dios, a nuestro gran Salvador. Esta expresión muestra la identificación de Dios con el Salvador. Es una frase que muestra que Jesucristo es Dios. También reafirma que hay un único Dios. Los falsos maestros tenían otros dioses, pero sólo Jesucristo es el único y verdadero Dios. Los gnósticos hablaban de categorías de dioses mencionando un demiurgo. Hoy en día otros proclaman otros dioses aun diciendo que es el mismo Dios bíblico, esto no es cierto. Los dioses de los falsos maestros tienen otros atributos. Muchos agregan otro ente o ser a la par de su dios, convirtiéndolo en otro dios y dejando de ser único.  El dios de los Testigos de Jehová, los mormones, los católicos, los musulmanes y demás falsas doctrinas no es el Dios bíblico.

Por otra parte, Judas afirma que a Dios sean diversos atributos de adoración por todas las edades:

A. Gloria: Usa el término griego doxa. Este significa primariamente opinión, estimación; y de ahí el honor resultante de una buena opinión.[7] Platt menciona: “Atribuir a Dios gloria es reconocer sus excelencias infinitas y alabarlo por ellas.”[8] Este atributo señala su esplendor.

B. Majestad: Usa el término megalosune que viene de la palabra mega que significa grande. Denota la grandeza de Dios.

C. Imperio: Usa la palabra kratos, es la misma palabra de la que viene nuestra palabra española “democracia”. Recordemos que Dios es el Pantokrator, el Todopoderoso. Se está refiriendo a su poder manifestado. Habla de su dominio, es decir, su capacidad para ejecutar su soberana voluntad.

D. Potencia: Es la palabra exousia. Denota libertad de acción, derecho a actuar; usado acerca de Dios, es absoluto, carente de restricciones.[9] Habla de su derecho absoluto de hacer lo que le plazca. Él es el Dios soberano y no tiene limitaciones en sus decretos.

Para cuando son estos atributos dedicados a Dios: por la eternidad. La versión NVI rescata los tres tiempos: antes de todos los siglos, ahora y para siempre. A él sea la gloria, la majestad, el imperio y la potencia en el pasado, presente y futuro. Hace eco de las palabras en la Epístola a los Hebreos que mencionan que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre (Hebreos 13:8). El es el Señor de los tiempos, por encima del tiempo y por todo el tiempo, ya que el tiempo es solamente una creación suya más. Nuestras mentes finitas son incapaces de entender el concepto de eternidad.

Por último, Judas concluye su doxología como lo es tradicional, con un potente “Amén”. Así sea, Dios es un Rey fiel y se cumplirá su Palabra.

IV. Conclusión
            Como creyentes podemos confiar en que Dios es el preservador de los santos. Él nos guarda en medio de toda falsa doctrina. Por supuesto, Dios nos preserva pero Él ser humano sigue siendo responsable. Debemos contender contra la falsa doctrina y hacerlo con cuidado. Pero ante todo, podemos saber que hay un Dios que nos guarda al que debemos toda nuestra vida y debemos rendirle toda la adoración uniéndonos a la Iglesia de todas las edades declarando un fuerte amén.



[1] Keener, Craig. Comentario del Contexto Cultural de la Biblia: Nuevo Testamento, p. 745.
[2] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 469.
[3] Fulásso.” Diccionario Strong de Palabras Griegas del Nuevo Testamento.
[4] MacDonald, William. Comentario al Nuevo Testamento, p. 23.
[5] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 469.
[6] KistemakerSimonComentario al Nuevo Testamento: Exposición de las Epístolas de Pedro y de la Epístola de Judas, p. 470.
[7] “Gloria.” Diccionario expositivo de palabras del Antiguo y Nuevo Testamento exhaustivo de Vine.
[8] Platt, Alberto. Estudios Bíblicos ELA: Cómo enfrentar a los falsos maestros (2da Pedro-Judas). Versión en Libronix.
[9] Poder.” Diccionario expositivo de palabras del Antiguo y Nuevo Testamento exhaustivo de Vine.

0 comentarios :

Publicar un comentario