lunes, 25 de julio de 2016

Programando Reuniones y Temas para Jóvenes

Dr. Jaime Morales
Extraído para "Administración para el Ministerio Juvenil"

Programando la reunión

            Siempre cuando se planea una reunión se debe tener en mente el propósito del ministerio juvenil. Recordemos que las reuniones no son un fin en sí mismo, sino un medio para alcanzar un fin. Si nuestro propósito por ejemplo es “que los jóvenes alcancen la madurez cristiana”, hay que programar las actividades de la reunión teniendo en cuenta esto. Si no hacemos esto caemos en mero activismo.
           
            Además nuestras reuniones deben tener objetivos específicos dados por la actividad principal o enseñanza que se impartirá. Por ejemplo, si en la reunión hablaremos de evangelización, nuestro objetivo podría ser “enseñar a los jóvenes el método de evangelismo que utilizaremos”.

La reunión debe tener un orden sencillo y claro. Debe iniciar con oración y finalizar con oración. Mi sugerencia es que en las reuniones haya juegos, algo de música y por supuesto, una enseñanza diseñada preferiblemente con una metodología participativa o en su defecto una actividad central especial cómo una fogata, una noche de talentos u otra. Aunque mi recomendación es que el programa no esté cargado de actividades especiales todas las semanas, sino una vez al mes a lo sumo, esto para dar prioridad a enseñanzas programadas y sistemáticas que permitan profundizar en los temas. 

Es importante establecer algún mecanismo para evaluar la reunión, ya sea de parte de los jóvenes o de los líderes involucrados. Mi recomendación es que los jóvenes evalúen de alguna manera, y los líderes también se reúnan cada cierto tiempo para hacer un punto de control acerca de las reuniones, buscando mejorar y retomar los buenos puntos para futuras reuniones. Puede verse en el apéndice 8 para una ver una plantilla de cómo pedir a los jóvenes que evalúen una reunión. 
           
Por otra parte, la reunión de jóvenes no debe ser un culto de jóvenes. Por supuesto, en ocasiones especiales se puede hacer un culto de jóvenes, pero este debe ser la excepción no la norma. Tengamos cuidado de no caer en ello.

Por último recordemos las diversas funciones que cumple la reunión de jóvenes. Esto también siempre debemos tenerlo en cuenta cuando programamos la reunión. Félix Ortiz nos dice que la reunión de jóvenes cumple los siguientes papeles:[1]
    1. Facilita la integración del joven a la iglesia.
    2. Prepara para la posterior vida eclesial
    3. Provee enseñanza general
    4. Proporciona compañerismo y diversión
    5. Crea oportunidades evangelísticas

Programando los temas

            Con programar los temas, me refiero a los temas de las enseñanzas que vamos a tener en la reunión de jóvenes u otras formas de trabajo grupal con los jóvenes. Mi sugerencia es equilibrar los diferentes temas del Curriculum de Formación de Jóvenes (CFJ) durante el año. El Curriculum de Formación de Jóvenes es un curriculum que he diseñado con diversos temas que se deben tocar en las diversas reuniones de jóvenes. Usted puede leer más de esto en el capítulo 8 del curso “Fundamentos de Pastoral Juvenil”. En el apéndice 9 puede ver una lista resumida de temas del curriculum de formación de jóvenes.

            Los temas pueden venir de sondeos, recordar el apéndice 5 previamente citado, o pueden venir de observar las necesidades de los jóvenes. Recordemos el capítulo 3 que hablaba sobre hacer diagnóstico en el ministerio juvenil.

            Por otro lado, es importante anotar que es mejor ver un solo tema por mes. O al menos trabajar los temas en al menos tres sesiones. Esto porque de esta manera se profundiza mejor en los temas y no estamos saltando de un tema a otro. Otra recomendación es no durar más de cuatro sesiones en un tema, porque podría volverse aburrido y tedioso para los chicos y las chicas del grupo.

            Veamos este ejemplo de programación, la cuál es muy natural en muchos grupos de jóvenes:

Mayo 2009
4          La sexualidad
11        Las sectas falsas
18        Las drogas
25        La fe

            Está programación tiene varios problemas. En primer lugar, no hay ningún tipo de secuencia en los temas. Estos están completamente desligados unos de otros. Esto hace que cada uno de los temas se aborde superficialmente, sin profundizar y hacer pensar a los jóvenes. Es importante dar tiempo adecuado para que los jóvenes digieran las enseñanzas y difícilmente saltando de un tema a otro, esto se logrará.

            Veamos, este otro ejemplo de programación. Este también se da muchas veces en los grupos de jóvenes.

Mayo 2009
4          Noche de talentos
11        Enseñanza sobre sexualidad
18        Fogata
25        Visita a otra iglesia

            El problema de este tipo de programación es que está enfocada en las actividades. Realmente no hay una forma consistente de querer formar a los jóvenes hacia la madurez cristiana. Aunque las actividades especiales son importantes no deben tener el papel central en las reuniones de los jóvenes.

Por último, veamos un ejemplo de una buena programación:

Mayo 2009
Tema: La amistad
4          Las cualidades del verdadero amigo
11        Cómo hacer amigos
18        Teniendo cuidado con los falsos amigos
25        Visita a otra iglesia

            En este último ejemplo podemos observar varias cosas. Hay un tema central que unifica todo lo que vamos a hacer. Cada uno de los tres subtemas tiene que ver con los otros. Se profundiza en los temas y da tiempo de reflexión sobre los mismos. Aún la actividad especial puede enfocarse en el tema de la amistad, promoviendo que hagan nuevas amistades en la visita a la otra iglesia.

Por supuesto, en el siguiente mes hay que cambiar el tema. Recordemos que la variedad debe ser la norma. De hecho, el tema escogido debe ser de un área completamente diferente del CFJ.          Así por ejemplo, en el año se pueden programar de la siguiente manera los temas:

            Enero              Génesis                                   Julio                Proverbios
            Febrero           El credo                                  Agosto                        Escatología
            Marzo             Sexualidad                             Setiembre        Amistad
            Abril               Bioética                                  Octubre           Racismo
            Mayo              Mayordomía                           Noviembre      Dones
            Junio               Sectas                                     Diciembre       Evolución
           
Además, de ello se pueden hacer actividades especiales en medio de los meses, ya sea en la mismas reuniones de jóvenes o en otras fechas. 

Programando actividades especiales

            Ya hemos comentado varias cosas de las actividades especiales. Con ellas me refiero a otras actividades que no sean enseñanzas programadas. Desde campamentos hasta actividades bíblicas. En el siguiente capítulo se hablará de los diversos tipos de actividades especiales. Por el momento, es importante recordar que no deben ser el centro del programa juvenil, ya que si hacemos ello fácilmente caeremos en el activismo. Las enseñanzas cristianas que buscan la formación de la madurez cristiana en los jóvenes deben ser el centro del programa juvenil.

Las actividades son muy importantes pero no son el centro, eso sí, siempre debemos de incluirlas en nuestro programa juvenil. Mi recomendación es hacer al menos una actividad juvenil al mes. Hay que recordar que a los jóvenes les gustan mucho las actividades y tienen mucho tiempo; a diferencia de los adultos, por lo general, sus agendas no están tan apretadas. 

Por último recordemos que las actividades especiales deben partir del propósito del ministerio juvenil y de las metas y objetivos que nos hemos planteado para el año. No deben ser un fin en sí mismas.

Conclusión

En este capítulo hemos visto la importancia de la programación ordenada y sistemática. Cómo pastores y líderes de jóvenes debemos tomar tiempo para programar nuestras reuniones, los temas y las actividades especiales que trataremos en las sociedades juveniles. Esto implica esfuerzo y tempo, pero recordemos que una buena programación glorificará al Dios del Orden y rendirá frutos.


[1] Ortiz, p. 166-168.

0 comentarios :

Publicar un comentario