lunes, 11 de julio de 2016

Preguntas Esenciales sobre Pastoral Juvenil


Por Jaime Morales
Extracto de "Fundamentos de Pastoral Juvenil"

¿Qué es la pastoral juvenil?

En los últimos años escuchamos hablar de pastoral juvenil en libros, congresos, cursos, internet, etc. Es un concepto que aunque muchos lo han asociado al catolicismo romano, está tomando preponderancia en el contexto evangélico. Pero, ¿es solamente una moda o es algo más que eso? Ante esta interrogante afirmamos que la pastoral juvenil no es una moda sino más bien una necesidad. Pero, ¿qué es realmente pastoral juvenil? Para ello debemos definir primeramente ¿Qué es un pastor?

Un pastor es aquel que ha sido llamado por Dios para cuidar de su grey. La pastoral puede ser definida cómo el cuidado integral de los miembros del Cuerpo de Cristo. Félix Ortiz nos menciona que este don capacita al que lo recibe para tener cuidado de las necesidades de los creyentes que Dios ha colocado bajo su responsabilidad[1]. El cuestionario modificado “Houts-Wagner” lo define como “la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo para que asuman la responsabilidad personal de largo plazo por el bienestar, la vida espiritual, las enseñanzas, el amor y la comunicación de un grupo de creyentes”[2].

El mejor ejemplo de ello es nuestro Señor Jesucristo el cuál ha sido llamado el Buen Pastor (Jn 10:11), “Gran Pastor” (Hb 13:20), el “Príncipe de los Pastores” (1 P 5:4), “Pastor y Obispo de nuestras almas” (1 P 2:25).

El don de pastor es enlistado en los dones que llamamos ministeriales junto con otros dones como lo son el maestro, el profeta, el evangelista y el apóstol (Ef. 4:10-11). Este don es llamado como tal en pocos versos de la Escritura (Ef 4:11; Hb 13:7; 17; 24). También es identificado con la palabra “anciano” (Hch 20:17; 1 P 5:1; Stgo 5:14; 1 Tm 5:16; Ti 1:5; 2 Jn 1; 3 Jn 1) y la palabra “obispo” (Hch 20:28; Fil 1:1; 1 Tm 3:1; Ti 1:7) en las Sagradas Escrituras.

Así la pastoral juvenil puede ser definida como el cuidado integral de un miembro en la etapa de desarrollo conocida como juventud. La pastoral juvenil es integral, es decir, debe atender las diferentes áreas de necesidad que tienen los jóvenes, estás no deben limitarse a las espirituales, sino que son de toda índole (físicas, emocionales, intelectuales, sociales, vocacionales, etc.). Debemos dejar de creer que el ser humano es sólo un alma y realmente verlo en su dimensión plena.

Según Rosidalia Vargas, coordinadora del Programa "Hacia una Pastoral Juvenil", la pastoral juvenil puede definirse como "aquel acercamiento pastoral que participa en la formación integral del joven desde una perspectiva cristiana. No lo ve como un espíritu aislado de su cuerpo y su realidad, sino que se acerca tomando en cuenta su realidad, su contexto, sus necesidades físicas, emocionales, sociales y espirituales; y en actitud de acompañamiento le edifica, motiva e inspira a imitar a Cristo como modelo, a la Palabra como norma de fe y conducta, y a la evangelización como estilo de vida".



¿Qué debe conocer un pastor de jóvenes?

  1. Teología
El pastor de jóvenes necesita conocer la Biblia primeramente. Es curioso que muchos líderes de jóvenes no han leído la Biblia completa siquiera una vez. Luego de ello, debe tener un conocimiento básico de doctrina para poder guiar al rebaño por las sendas de la verdad. Las sectas y religiones están creciendo en Latinoamérica y es una realidad que todo líder debe estar preparado para enfrentar.

Por otro lado, debe tener una perspectiva adecuada del plan de Dios a través de la historia bíblica y cristiana. Los jóvenes muchas veces preguntan el porque de tanta división en denominaciones de la iglesia protestante, y sin una adecuada visión de la historia cristiana es difícil responder a estás interrogantes. Debe saber como llevar a otros a los pies de Cristo – algo que se espera los chicos aprendan de él por modelaje - y cómo ejercer un ministerio. No podemos enviar a los jóvenes a ganar personas para Cristo si nosotros no somos primero ejemplo, no podemos esperar que se integren al ministerio de la iglesia si primeramente nosotros no somos obreros preparados.

  1. Psicología
Debe conocer el proceso de desarrollo humano para poder ubicarse en los pies de los jóvenes, estar al tanto de cuales son los cambios que atraviesa una persona en la adolescencia y los diversos procesos que deben ser completados en esta etapa como lo son la independencia de los padres, la formación de un proyecto de vida inicial y la formación de la propia identidad.

Debe poder atender cuestiones y problemas específicos que aquejan a la juventud por medio de consejería y enseñanza bíblica. La problemática social en la juventud es alarmante: suicidios, abuso de drogas (alcohol, tabaco u cosas más fuertes), anorexia y bulimia, etc.

  1. Sociología
El pastor de jóvenes debe entender el contexto en que se desarrolla el joven. Estar conciente de lo que implica vivir en la era de la postmodernidad llena de relativismo, hedonismo, pluralismo y emocionalismo.

Debe conocer las diversas subculturas en que se agrupan los jóvenes de hoy en día en su propio contexto. Cada región tiene sus propias subculturas adolescentes con sus propias características que los identifican: están los que tienen dinero, los que se visten totalmente de negro y con pelos parados, los que andan en patineta, etc. Debe comprender la influencia que tiene vivir hoy en día en determinado grupo social, y la influencia que tienen los grupos de pares en los individuos.

  1. Administración
Debe poder administrar adecuadamente el grupo en que se desarrolla. Realizar planeamientos con objetivos, metas y estrategias adecuadas. Saber cómo manejar un presupuesto. Conocer cómo organizar su grupo en la forma más eficiente. Saber delegar y supervisar el trabajo. Debe poder organizar eventos de manera que resulten atractivos, adecuados y pertinentes para las necesidades de los jóvenes.

  1. Derecho
Debe poder asesorar a sus jóvenes en cuestiones básicas referentes a los códigos y las leyes relacionadas con la juventud. Las que tienen que ver con el trabajo de los menores de edad, las leyes contra el abuso en sus diferentes formas, etc.
  1. Educación
El pastor de jóvenes debe conocer métodos y técnicas apropiadas para enseñar a sus pupilos. Sus estrategias deben ser innovadoras y actualizadas. Debe conocer cómo realizar un planeamiento didáctico, como evaluar las enseñanzas, etc. Y especialmente debe tener una visión clara del método del Maestro, nuestro Señor Jesucristo: el discipulado cristiano.

Conclusión
Realmente trabajar con jóvenes no es la labor más sencilla de la iglesia; por ello, debe ser llevada a cabo por los que Dios ha llamado a cumplir dicha comisión. Estudiémonos y examinemos ¿Tenemos ese llamado? ¿Qué necesito conocer? ¿En que área necesito mejorar? Respondamos estás preguntan y llevemos a cabo aquello que Dios ha puesto en nuestros corazones.


[1] Ortiz[1], p. 85
[2] Wagner, p.14

1 comentarios :

Publicar un comentario