viernes, 29 de julio de 2016

Haciendo Diagnósticos en el Ministerio Juvenil

Dr. Jaime Morales
Extraído de "Administración del Ministerio Juvenil"

Introducción

Con la fase de diagnóstico inicia la programación y consiste en detectar todos los antecedentes importantes que configuran la situación en que nos encontramos. De hecho, este tema podría verse como parte del tema de planeamiento, pero por su amplitud lo veremos en este capítulo.

En el caso del ministerio juvenil es importante conocer la realidad de los muchachos y muchachas y en todo caso la realidad de los jóvenes que deseamos alcanzar (los que vamos a evangelizar). Su realidad social, laboral, emocional, económica, familiar, etc. Algunos factores que deben tomar en cuenta podrían ser: la apreciación personal de los muchachos, el sentir y opiniones de los jóvenes, el contexto social, nacional y eclesial, las necesidades propias de la edad, etc.

Esta investigación puede hacerse por múltiples vías, ya sea la simple observación, noticias, visitas, encuestas u otras herramientas como el Análisis FODA. En este capítulo veremos diversas formas de hacer un diagnóstico.

Tome en cuenta los recursos y materiales para hacer algo en pro de las necesidades descubiertas. Quizá no se podrá cubrir toda la necesidad, pero sí, parte de ella, según los elementos de que podamos disponer y los ya existentes.

Encuestas y Formularios

            Las encuestas y formularios pueden ser usados de diversas maneras en un ministerio de jóvenes. Por ejemplo, podemos hacer una encuesta para conocer mejor el grupo de jóvenes. Esto es especialmente importante si estamos iniciando en el ministerio de jóvenes o sencillamente para tener una visión general del grupo. El formulario por lo general no es anónimo, en cambio, la encuesta sí. Depende de lo delicado de la información debemos tener mucho cuidado con las preguntas.
En mi caso, tengo un formulario de información básica que hago llenar a cada joven, y de esa manera hago un expediente de cada uno. En el mismo guardo información importante cómo la relación con los padres, sus datos personales, etc. Puede verse este formulario en el apéndice 3. Obviamente este tipo de información hay que manejarla con cuidado y en forma confidencial. Sólo ciertas personas deberían tener acceso a estos expedientes.

También podemos hacer encuestas para identificar necesidades a ser tratadas en el grupo. Con preguntas generales sobre diversos temas podemos conocer mejor al grupo y al mismo tiempo darnos un panorama general de diferentes asuntos relacionados con ellos. Usted puede ver un ejemplo de este tipo de encuesta en el apéndice 4.

Igualmente se puede hacer una encuesta para sondear los temas a tratar en próximos meses con los jóvenes. Esto lo que hace es explorar sus intereses principales, y de esta manera también se revelan necesidades. Véase el apéndice 5 para un ejemplo de este tipo de sondeo.

            También podemos hacer encuestas para determinar que tanto conocen de un tema en particular que vamos a abordar en la pastoral juvenil. Por ejemplo, en el libro “Guía para el desarrollo del ministerio juvenil en la Iglesia” de Ortiz, Vargas y Zuñiga hay una serie de diagnósticos para evaluar cómo están los jóvenes en relación a temas de vida cristiana como mayordomía, obediencia cristiano, amor cristiano, etc.

Análisis FODA

Una de las herramientas más comunes de evaluación que se pueden aplicar a un  grupo de jóvenes es el denominado Análisis FODA (FODA es un acrónimo de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), este consiste en un análisis de las condiciones internas (fortalezas y debilidades) y externas (oportunidades y amenazas) de nuestro grupo de jóvenes. Básicamente lo que hacemos es identificar en columnas cuáles son las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que se han presentando y presentan en el grupo. Habiéndolo hecho se buscan estrategias para maximizar las fortalezas y oportunidades, y estrategias para minimizar las debilidades y amenazas. Puede ver un ejemplo de esto en el apéndice 6.

Cuestionario sociométrico

            El cuestionario sociométrico es una manera de comprender la dinámica de los diferentes miembros del grupo. Con el mismo podemos identificar si hay miembros aislados en el grupo y cuáles son los líderes naturales del grupo. También identificar “grupitos” que se forman dentro del grupo de jóvenes. Por ejemplo, podemos preguntar “Si usted tuviera que hacer un equipo de cuatro personas. Escriba con cuales tres personas le gustaría estar”. Está pregunta la hacemos en un papel y la entregamos a cada joven. En el papel también debe haber espacio para que el joven escriba su nombre. Podemos entonces luego de tener los datos tabularlos de la siguiente manera:


Nombre
Escogió a:
Escogido por:
1



2




Veamos un ejemplo con una tabulación completa:

Nombre
Escogió a:
Escogido por:
1
Elena
26, 3, 25

2
Alex
15, 4, 13
4, 14, 15
3
Jorge

1, 13, 26
4
Allan
2, 15, 29
2, 15
5
Andrés
9, 24, 7
24
7
Jonathan
29, 9, 24
5, 24
8
Julio
28, 10, 23
10, 28, 29
9
David
24, 25, 28
5, 7, 18, 24, 25, 29
10
Susana
23, 8, 19
8, 28
11
Sara
22, 23, 19
22
12
Francisca

26
13
Miguel
20, 3, 7
2
14
Jairo
15, 2, 24
15
15
Jeffrey
2, 14, 4
2, 14
17
Kimberly

26
18
Ronald
7, (  ), 9

19
María Fernanda

10, 12
20
Melania

23
22
Rebeca
11, 23, 29
11
23
Raquel
28, 20, 25
10, 11, 22, 28
24
Jesús
9, 25, 5
5, 9, 14, 25
25
John
24, 9, 29
1, 9, 23, 24
26
Silvia
3, 12, 17
1
28
Karen
23, 10, 8
8, 9, 23
29
Stuart
7, 9, 8
22, 25, 4, 7

En este ejemplo, podemos deducir varias cosas. David es el líder natural principal porque fue escogido más veces. Otros líderes son Raquel, Jesús y John y Stuart. Ronald y Elena por otra parte están totalmente aislados. Hay dos grupos principales de amigos identificados Alex, Allan y Jeffrey son un ejemplo. Otro es David, Jesús y John que dicho sea de paso todos son líderes naturales. Hay otras relaciones que demuestran parejas de amigos, seguramente “mejores” amigos. Estos datos nos muestran que debemos trabajar en David, Raquel, Jesús, John y Stuart ya que son líderes naturales del grupo, especialmente David que parece ser el que más puede influenciar a otros. Por otro lado, debemos trabajar fuertemente con los aislados e identificar las razones de su aislamiento. Por último, se ve que debemos mezclar más a los jóvenes para que haya una mayor interacción entre ellos.

Visitas

            Las visitas es una forma de conocer mejor las condiciones del hogar donde viven los jóvenes.[1] Además de poder ministrar a los jóvenes y sus familias es una buena oportunidad de analizar las condiciones familiares, económicas y otras que tienen los jóvenes. Una mirada al trato familiar nos ayudará a saber qué tipo de familia y nos mostrará necesidades a tratar.  

Conclusión

Hemos visto diversas formas para hacer un diagnóstico tanto para identificar necesidades como para realizar planeamientos para el grupo de jóvenes. Las formas en que se puede hacer un diagnóstico son muchas, lo importante es conocer para programar y planear nuestras enseñanzas y trabajo con los jóvenes de una forma más eficaz y eficiente.


[1] No estoy diciendo que el propósito de la visitación pastoral es conocer mejor las familias, sino que este es un valor agregado a la visitación. Aunque probablemente primeras visitas que se realicen nos ayudarán a conocer mejor a las familias de los jóvenes.

0 comentarios :

Publicar un comentario