jueves, 21 de julio de 2016

Animé y Jóvenes Cristianos


Extraído de "Cultura Juvenil"

I. Introducción

            Se ha incluido un capítulo sobre este tema debido a que son muchos los jóvenes cristianos que ven este género de animación. Muchos de ellos son verdaderos otakus (aficionados al animé) y otros al menos les gusta ver mucho series y películas animadas de este género. Y la verdad es que esto les genera muchas inquietudes con respecto a su fe. Basta con buscar en Google las frases “anime” y “cristianismo” y se ven entre los resultados frases cómo “¿Un cristiano puede ser fan del animé? ¿Tengo problemas?”, “¿Es malo ver animé porqué soy cristiano?” entre otras. Es interesante notar respuestas que mencionan que eso es un problema, otros que mencionan que no tiene nada malo y otros que incluso afirman que es satánico o demoníaco. Así en esta lección describiremos un poco la cultura juvenil asociada al animé y haremos un análisis del género desde una cosmovisión cristiana.

II. Definiendo términos


A. Manga y animé
            En primer lugar analizaremos algunos términos para tener un marco conceptual. Empezaremos definiendo los términos manga y animé.

1. Manga
            Libro de cómics producidos en Japón, que se leen de derecha a izquierda.[1] Hay una relación muy estrecha entre el animé y el manga. Un porcentaje alto se basa en un manga. Aunque también hay muchos basados en videojuegos.

2. Animé
            Bergman y Lambert lo definen como: “Animación japonesa que suele ser más adulta en su naturaleza y más compleja que los dibujos animados americanos.”[2]

B. Géneros demográficos
            Es importante notar que hay animé para diversos públicos. No solamente el infantil cómo tradicionalmente se ha orientado la animación occidental. El género para niños es conocido como “kodomo”, el animé para adolescentes varones es “shonen” y su contraparte femenino es “shoujo” y hay otros para más adultos como el seinen y el josei.

C. Géneros temáticos
            Por otro lado, hay que notar que el animé tiene géneros tan diversos como el amor, la aventura, la ciencia ficción, la comedia, el drama, el terror, los cuentos infantiles, la literatura, los deportes, la fantasía, el erotismo, etc. Por ejemplo llama mecha que se refiere al donde vehículos o robots gigantes controlados por un piloto humano.[3]

III. La cultura del Otaku

            El otaku en occidente en general es un seguidor de la cultura japonesa particularmente el animé. Hay muchos jóvenes que son otakus. Alrededor de esto hay toda una cultura.

IV. Un análisis del género desde el punto de vista cristiano


A. Conceptos iniciales
            En primer lugar, el animé como cualquier otro tipo de arte tiene algo de la imagen de Dios, ya que el hombre no puede esconder que es un ser religioso y que en sí el arte es un reflejo del atributo Creador de Dios. Cómo nos dice Ramsay: ‎"Los temas cristianos aparecen en el arte secular, porque la gracia de Dios alcanza a todos. Dios ha revelado algo de su verdad a todos, y aunque traten de taparla sigue manifestándose... El hombre no puede borrar estos conceptos de su corazón, porque han sido colocados allí por su Creador... aun el arte más pagano nos sirve como punto de partida para hablar del evangelio."[4]

            En lugar de satanizar este género de arte, usando el discernimiento, debemos desarrollar una positiva del mismo. Ramsay dice: “Podemos encontrar residuos de la verdad cristiana en expresiones artísticas que no son tan obviamente cristianas.”[5] 

B. La relación del animé con el cristianismo
            Es decir, nos preguntaremos ¿Existe mención del cristianismo en el animé? hablaremos entonces de tres categorías de animé relacionados con el cristianismo.

1.  Animé Ortodoxo: Me refiero a con ello, a animé que es fiel a los conceptos bíblicos y cristianos. Dos ejemplos de ellos son: La Casa Voladora y el Super Libro.

2. Animé que menciona el cristianismo: El cristianismo es poco mencionado en el animé, esto en parte porque el cristianismo es a duras penas un %1 de la población en Japón. Hay referencias históricas en Samurai Champloo,Rurouni Kenshin, y en la Espada del Inmortal.[6] 

3. Animés que deforman el cristianismo: Por otro lado, hay un tipo de animé que toma algunas ideas de la cultura cristiana occidental pero que lo tergiversa notablemente, entre algunos títulos podemos mencionar Hellsing,EvangelionLe Chevalier D’eon.

Por lo demás, el animé tiene referencias a una pluralidad de creencias.

C. Algunos conceptos acordes con el cristianismo

1. La presencia de lo sobrenatural
            Un porcentaje muy alto del animé presentan una perspectiva del mundo que incluye lo sobrenatural. Por supuesto, esto no se hace desde el enfoque bíblico. Pero el simple hecho de reconocer un mundo espiritual y sobrenatural es un reflejo de que el hombre es un ser religioso, siempre en búsqueda de cuestiones espirituales, buscando al Dios verdadero, tratando de imitarle con otras creencias espirituales.

2. El salvador que viene de otro mundo
            Es interesante destacar que en series como Dragon Ball Z, se descubre que el héroe salvador llamado Gokú es oriundo de otro planeta. Este concepto también se reproduce en la cultura occidental en el héroe del comic Superman. Esto es un reconocimiento de que el mundo necesita un mesías que no sea un ser humano, sino que tiene que ser externo a él para poder salvarle.

3. La muerte sustitutiva
            En muchos animé el héroe muere en lugar de los habitantes de la humanidad, muchas veces se sacrifica (aunque luego lo pueden resucitar como en Dragon Ball). Gokú de Dragon Ball y  Kamui de X son ejemplos de salvadores sacrificiales.

4. La lucha entre el bien y el mal
            En el animé de acción y fantasía hay una lucha de poderes entre el bien y el mal. Está es una representación que se da también en occidente. Curiosamente, aunque ambos poderes siempre están muy equilibrados (algo que no es muy bíblico), siempre triunfa el bien sobre el mal.

5. Algunos malos son transformados
            Es interesante que muchos personajes que son malos en el transcurso de la serie pueden ir siendo transformados convirtiéndose en héroes. Este es el caso de Pikkoro y Vegeta de Dragon Ball Z. Esto habla del reconocimiento de que los malos pueden ser redimidos y transformados.

6. Relación maestro-discipulo
            En muchos animé se ve una relación maestro-discipulo (sempai-kohai), donde un maestro guía a un discípulo, asesorándole y orientándole en la vida. Esto se ve en series como Shijō Saikyō no Deshi Kenichi y aún en Dragon Ball. Este concepto de discipulado que es propio de los orientales también es bíblico (recordemos que la Biblia es oriental). De hecho, nos ilustra muy bien el concepto de discipulado bíblico, algo muy ajeno a occidente.

D. Simbolismo y Pluralismo del animé
            En el animé hay una mezcla de culturas, especialmente la japonesa y la occidental. Muchos se basan en historia de la literatura que vienen de Occidente o tienen influencia de estás. También hay presencia de otras mitologías como la griega y la escandinava como en Saint Seiya (llamada en Hispanoamérica “Caballeros del Zodiaco”) y en Matantei Loki.         

1. Ideas budistas: en el animé hay presentes ideas del budismo. Recordemos que es la religión mayoritaria de Japón. Por ejemplo, el Enma, regente del inframundo en la mitología budista. Este sale en Dragon Ball y Yū Yū Hakusho. 

2. Ideas shintoístas: hay ideas del shintoísmo, la religión originaria de Japón. En muchas series aparecen los kamique son espíritus o dioses del shintoísmo. También se ve el culto a los antepasados propio de esa religión, en algunas series como Bleach y InuYasha.

3. Mitología japonesa: Hay varias figuras del folcklore japones como los Oni (demonios o ogros - cuando Goku cae del Camino de la Serpiente, donde se encuentra con dos Oni; igualmente en la serie InuYasha aparecen varios), el shinigami o dios de la muerte (presentes en Bleach y DeathNote), el Kyubi o zorro de las 9 colas (Naruto), los Yokai que son un tipo de espíritu (presentes en InuYasha).

4. Taoísmo: el concepto del ki que es la energía cósmica o aliento que se da proporcionalmente a toda persona proviene del Taoísmo.  Está se ve presente en series como Dragon Ball. Igualmente que el principio del Ying y el Yang.

5. Hinduísmo: el concepto del chakra en Naruto procede del hinduísmo. De hecho la palabra chakra es un término en sánscrito que significa rueda o círculo.

6. Bushido: es el camino del guerrero, es decir, un código moral que usaban los samurai es representado en el animé.[7] Este se ve en la moral y valores que presentan los protagonistas.

Cómo existe esa pluralidad de conceptos se debe tener cuidado con los mismos.

E. Conceptos con las cuáles hay que tener cuidado

1. Ecchi: es un género que presenta situaciones eróticas o subidas de tono llevadas a la comedia. El problema de lo erótico es que provoca. Hay series de animé dedicadas a este género y otros que sólo lo mencionan.

2. Lolikon: es un género donde personajes de apariencia infantil son presentadas de manera erótica. El problema principal es que puede alentar al abuso sexual o al menos alimentar a los pedófilos. En el mismo puede aparecer personajes adultos teniendo relaciones con personajes con apariencia de niña. Un ejemplo de ello es el personaje Mina Tepes del animé Dance in The Vampire Bund que físicamente aparenta tener unos 12 años cuando es en realidad una vampiresa de alrededor de 300 años.

3. Hentai: es el género pornográfico del animé. Es un pecado (1 Corintios 6:18). Es importante notar que sean dibujos animados no lo minimiza. Y más bien, se presta para representar situaciones grotescas como violaciones, incesto, abuso de niñas, incluso penetraciones de tentáculos de monstruos, porque todo es posible dibujado.

4. Yaoi/Yuri: es el que representa las relaciones homosexuales. Recordemos que la homosexualidad es condenada en las Escrituras (Génesis 19:1-13; Levítico 18:22; Romanos 1:26-27; 1 Corintios 6:9). Aunque a las nuevas generaciones se les llama a tolerar, esto no implica tolerar o minimizar el pecado.

5. Gore: se refiere el extremadamente sangriento, hay amputaciones y desangrados. Ejemplos, son: Hellsing, Elfen Lied, Blood+. La verdad es que nos conviene exponernos a niveles de violencia tan altos (Filipenses 4:8).

V. Conclusión

            Hay que educar a los jóvenes creyentes a evaluar este tipo de animación que es tan popular en la cultura de hoy. Estas son algunas recomendaciones para los jóvenes:

1. Se debe tener cuidado y no influenciarnos con ideas paganas que vienen de Oriente. Recordemos que muchos vienen de religiones orientales.
2. “Examinadlo todo, retened lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21). No hay que condenarlo todo, podemos evaluar lo bueno y lo malo. Podemos buscar las pepitas de oro en la mina.
3. “Absteneos de toda especie de mal” (1 Tesalonicenses 5:22). Cuestiones como el hentai y el yaoi/yuri son evidentemente pecaminosas, lo mejor es abstenernos de ellas.
4. “Todo me es lícito pero no todo me conviene”. Tampoco nos conviene exponernos a mucho de lo que se nos presenta en los medios de comunicación. Entre esto vamos a decir que no conviene exponerse al ecchi y al gore, presentes en el animé.


[1] Bergman, Gregory y Lambert, Josh. Geektionary: From Anime to Zettabyte, An A to Z Guide to All Things Geek, p. 90.
[2] Bergman, Gregory y Lambert, Josh. Geektionary: From Anime to Zettabyte, An A to Z Guide to All Things Geek, p. 82. 
[3] Bergman, Gregory y Lambert, Josh. Geektionary: From Anime to Zettabyte, An A to Z Guide to All Things Geek, p. 91.
[4] Ramsay, Richard. Integridad Intelectual, p. 119.
[5] Ibíd, p. 118.
[6] Rodríguez, Juan. El Cristianismo en Japón y en el Manga. http://masquecomics.blogspot.com/2009/01/el-cristianismo-en-japn-y-en-el-manga.html.
[7] Williams, Bryn. El Código Bushido. http://www.animejanai.cl/cultura/articulos/bushido.act.

0 comentarios :

Publicar un comentario