jueves, 5 de mayo de 2016

Lo que la Biblia enseña sobre Satanás y los Demonios


Julio César Benítez
Extraido de "El Conflicto Espiritual"

En esta lección aprenderemos que:

- Satanás y los ángeles caídos son seres personales, no meramente fuerzas malignas o resultado de la imaginación de los pueblos ignorantes.
- Satanás y los ángeles son seres creados por Dios, ellos no son eternos ni tienen cualidades divinas.3
- Los ángeles son seres espirituales
- Los ángeles (caídos o santos) tienen poderes e inteligencias superiores a la de los hombres.
- Los ángeles, aunque son poderosos, no pueden estar en varios lugares al mismo tiempo.
- Satanás y sus ángeles son rebeldes dentro del Reino de Dios, de manera que ellos no pueden hacer más allá de lo que Dios les permita hacer.
- Satanás y el resto de ángeles caídos, fueron creados como seres espirituales buenos y puros. El pecado se halló en el corazón de Lucifer y éste fue arrojado de la presencia de Dios, atrayendo tras sí a multitudes de ángeles rebeldes.
- La Biblia designa a Satanás con varios nombres, los cuales nos dejan ver sus actividades favoritas como rebelde en el reino de Dios.
- Satanás es un experto en usar artimañas para llevar a cabo sus malévolos planes de oposición al reino de Dios y su pueblo santo.

INTRODUCCIÓN

En los últimos tiempos se han incrementado las voces de aquellos que niegan la personalidad de Satanás y de los demonios, restringiéndolo a solo una representación del mal o de la maldad.

Pero la Biblia nos enseña que Satanás es un ser real, personal y que fue dotado con gran poder. Hay un gran peligro al negar la personalidad de Satanás pues, este es un inicio para desconocer toda la realidad espiritual, lo cual conduce al ateísmo.


A. Satanás y los demonios, ángeles creados por Dios

Génesis 1:31 (Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí era bueno en gran manera.)  nos enseña que todo lo que Dios creó fue bueno en gran manera. Aquí podemos incluir a los ángeles, los cuales son también creación de Dios. Al ser estos ángeles parte de la creación podemos afirmar que ellos no son seres eternos, sino que tuvieron un principio.

El tiempo exacto de la creación de los ángeles no es presentado en las Escrituras con mucha claridad. Algunos han pensado que Job 38:4, 7 (¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? .. Cuando alababan todas las estrellas del alba y se regocijaban todos los hijos de Dios?) da pie para creer que los ángeles fueron creados antes de las demás cosas, pero es difícil afirmar que una “obra creativa precedió a la creación de los cielos y de la tierra. La única afirmación segura parece ser la de que fueron creados antes del séptimo día. Estos es, cuando menos, lo que se deduce de pasajes como Gén. 2:1; Ex. 20:11; Job 38:7; Neh. 9:4-6””.[1]

            Gén. 2:1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos
            Éxodo 20:11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay…
           
Naturaleza de los ángeles. Con respecto a la naturaleza de los ángeles y demonios, hubo un tiempo en que algunos teólogos (judíos, catolicorromanos y reformados), adjudicaron cuerpos aéreos o de fuego a los ángeles, otros hablaron de cierta corporeidad, mas sutil y pura que la de los humanos. Todo lo anterior basado en que los ángeles tienen limitaciones espaciales, se desplazan de un sitio a otro y en las narraciones bíblicas algunos hombres pudieron verlos.

Pero la Biblia nos presenta a los ángeles como seres puramente espirituales (pnéumata), no les atribuye ninguna clase de cuerpo: Mat. 8:16; 12:45; Luc. 7:21; 8:2; 11:26; Hech. 19:12; Ef. 6:12; Heb. 1:14. Son invisibles, incorruptibles e inmortales. No tienen carne ni hueso, Luc. 24:29, no se casan, Mat. 22:30, tienen la capacidad de estar muchos en un espacio pequeño, Luc. 8:30.

            Mateo 8:16 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos.
            Mateo 12:45 Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.
Lucas 8:2 María, que se llamaba Magdalena, de la que había salido siete demonios
Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.
Hebreos 1:14 ¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?
Lucas 8:30 Y le preguntó Jesús diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él.

“Su relación con el espacio es descrita como una illocalitas no ubicuidad u omnipresencia, por cuanto están siempre en algún lugar, y no en todas partes en ningún momento determinado, pero no están confinados al espacio de una manera limitada como lo están los cuerpos, y pueden pasar de una porción de espacio a otra.”[2]

Pero aún quedan algunas dudas por resolver relacionadas con algunos pasajes de las Escrituras que hablan de la apariencia física de algunos ángeles como: Las descripciones simbólicas de Apocalipsis y Ezequiel, o las apariciones que hicieron a muchos personajes bíblicos; pero si analizamos con seriedad cada uno de estos pasajes es imposible llegar a la conclusión que ellos enseñen la corporeidad de los ángeles. Recuerden que la norma de interpretación dice que los pasajes claros deben interpretar a los oscuros y no a la inversa. Ya hemos visto que la Biblia claramente enseña la no corporeidad de los ángeles y demonios.

Salmo 104:4 El que hace a los vientos sus mensajeros, y a las flamas de fuego sus ministros.
Mateo 22:30 Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.
I Corintios 11:10 Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.

“Esta doctrina Escritural, universalmente recibida en la Iglesia, se opone (1) A la teoría de que eran emanaciones efímeras de la Deidad. (2) A la teoría gnóstica de que eran emanaciones permanentes o eones; y (3) A la postura racionalista, que les niega ninguna existencia real, y que atribuye las declaraciones Escriturales bien a supersticiones populares adoptadas por los escritores sagrados en su acomodación a las opiniones de la época, o a personificaciones poéticas de los poderes de la naturaleza”.[3]

También es importante que tengamos claridad sobre las capacidades racionales de los ángeles, pues, en esto son superiores a los hombres (Mat. 24:36). Pasajes como II Sam. 14:20; Mat. 24:36; Ef. 3:10; I Pedro 1:12, II Pedro 2:11, enseñan claramente que los ángeles son seres inteligentes, es decir, tienen capacidad racional.

Mateo 24:36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aún los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.
2 Samuel 14:20 .. pero mi señor es sabio conforme a la sabiduría de un ángel de Dios, para conocer lo que hay en la tierra.
2 Pedro 2:11 Mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor.

De la misma forma que su conocimiento es superior al de los hombres, su poder es muy grande, tanto sobre la mente como en la materia. Los títulos que la Biblia les da describen su gran poder: Principados, potestades, dominios y gobernadores.

2 Pedro 2:11 Mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor.

“Por grande que pueda ser su poder, está sin embargo sujeto a todas las limitaciones que pertenecen a las criaturas. Los ángeles (y demonios), por tanto, no pueden crear, no pueden cambiar sustancias, no pueden alterar las leyes de la naturaleza, no pueden ejecutar milagros, no pueden actuar sin medios, y no pueden escudriñar el corazón, por cuanto estas prerrogativas, según la Escritura, pertenecen solo a Dios. Por ello, el poder de los ángeles es (1) Dependiente y derivado. (2) Tiene que ser ejercitado en conformidad a las leyes del mundo material y espiritual. (3) Su intervención no es optativa, sino permitida u ordenada por Dios, y según su voluntad, y, por lo que al mundo externo concierne, parece que es solo ocasional y excepcional. No debemos considerar a los ángeles (y demonios) como interpuestos entre nosotros y Dios, ni atribuirles a ellos los efectos que la Biblia en todo lugar atribuye a la acción providencial de Dios.”[4]

En un capítulo posterior analizaremos como las Escrituras nos presentan a los ángeles y demonios al servicio de la Voluntad Soberana de Dios.

Moralmente hablando, los ángeles son responsables de sus acciones ante el Creador. La  Biblia habla de los ángeles santos[5] y de los ángeles pecadores[6].
            Mateo 25:31 Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él…
            Hechos 10:22 Cornelio el centurión… ha recibido instrucciones de un santo ángel…
Apocalipsis 14:10 …  será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero.
Juan 8:44 Respondieron entonces los judíos, y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros, que tu eres samaritano, y que tienes demonio?
1 Juan 3:8-10 El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio. Para esto apareció el Hijo de Dios, para deshacer las obras del diablo. Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios. En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo; todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.

Los ángeles buenos retuvieron su dignidad, son inmortales y han sido asegurados en su santa posición de manera que no pueden pecar. (Compare Luc. 20:35-36; 2 Cor. 11:14; Mat. 18:10; Mat. 6:10; Luc. 20:36).

            Lucas 20:35-36 mas lo que fueron tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.
            Mateo 18:10 Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.
Mateo 6:10 Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Pecado y caída de Satanás con otros ángeles. Con respecto a Satanás, antes de haberse rebelado contra Dios, la Biblia no entra en detalles sobre su persona, pero algunos pasajes bíblicos nos dan luz al respecto. Ezequiel 28:13-19 es una palabra profética del Señor pronunciada por el profeta después de la caída del rey de Tiro, sin embargo una gran parte de exegetas y estudiosos de la Biblia han visto detrás de estas palabras, la descripción de alguien mas fuerte que el rey de Tiro y este es Satanás. No entraremos en detalles con respecto a cada una de las partes de estos versículos, pero podemos afirmar que, si la interpretación de estos pasajes es correcta (y de acuerdo a la enseñanza de otras partes de las Escrituras), Satanás fue originalmente uno de los mas poderosos príncipes del mundo angelical. El comentarista presbiteriano Jack B. Scout refiriéndose a este pasaje dice: “Su vanidad es tan grande que presenta el orgullo del propio Satanás (vv. 12-19). Las palabras de esta lamentación  dan la impresión de que se refieren a un ser mayor que el rey de Tiro, y aunque su nombre no sea mencionado, evidentemente es Satanás el objeto de la profecía (cf. Is. 14:12ss; Lc. 10:18)[1]

Ezequiel 28:13-19 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. Tu, querubín grande,  protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que halló en ti maldad. A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti. Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran. Todos los que se conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.

Isaías 14:12-17 ¡como caíste del cielo, oh Lucero hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tu derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?

            Lucas 10:18 “Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

Estos ángeles, en un principio eran todos obedientes a la voz de su creador. Pero algunos fueron creados por Dios en una posición mutable, es decir, que podrían algún día abandonar su morada celestial, y apartarse de la guía divina. Los otros ángeles  fueron creados en una posición estable y segura, así como la posición que tiene el creyente nacido de nuevo en Cristo. Nada podrá apartarlo del amor de Dios.

La Biblia también nos enseña que algunos ángeles, dirigidos por Satanás, quien en el principio era un ángel bueno, se rebelaron contra Dios, y cayeron del estado en que fueron creados.  2 Pedro 2:4, Judas 6

2 Pedro 2:4Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;

Judas 6. Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;

El pecado especial de estos ángeles no ha sido revelado, pero se ha llegado a pensar, basado en algunos pasajes bíblicos, que el pecado consistió en exaltarse en contra de Dios, y en aspirar a la suprema autoridad. Isaías 14:11-15. 1 Timoteo 3:6

Isaías 14:11-15 Descendió al Seol tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán.
12¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 15Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.

1 Timoteo 3:6 no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo.

Algunos piensan, basándose en Génesis 6:2-3,  que estos ángeles cayeron a causa de un apetito carnal que les condujo a abandonar su estado espiritual y tomar forma humana para tener relaciones sexuales con las hijas de los hombres, de cuya relación nacieron los gigantes mencionados en la Biblia, pero esta interpretación fue desechada a finales de la edad media a causa de la enseñanza de Jesús sobre la incapacidad  de los ángeles para casarse y reproducirse. Mateo 22:30.

Génesis 6:1-4 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, 2que viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas. 3Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. 4Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre.

Mateo 22:30 Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.

En la Biblia se habla de estos ángeles como seres con mucho poder. Se les denomina como: espíritus malos o inmundos, principados, potestades, gobernadores de este mundo, y maldades espirituales en lugares celestiales. Efesios 6:12; Romanos 8:38; Colosenses 2:15

Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Romanos 8:38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir,

Colosenses 2:15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

Satanás es designado como el Acusador, el opositor de Dios (diabolos).  1 Cro. 21:1; Job 1:6-12;  Zacarias 3:1-2; Apco. 12:10. El nombre Satanás lo señala como “el adversario”, no principalmente del hombre, sino de Dios. También es designado como el maligno, el príncipe de la potestad del aire,  Beelzebub, belial, el tentador, la serpiente antigua, y el Dragón.

Satanás atacó a Adán como la corona de la creación de Dios  e intenta destruir la creación por lo cual se le llama Apolión (el destructor). Apocal. 9:11. En la Biblia se le presenta como el originador del pecado. Génesis 3:1, 4; Juan 8:44; 2 Cor. 11:3; I Juan 3:8.

Es el jefe reconocido de los ángeles caídos (Mateo 25:41; 9:34) y sigue siendo el jefe de los ejércitos angelicales que arrastró con él en su caída, y los emplea en hacer resistencia desesperada contra Cristo y su reino.

Mateo 25:41 Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

Mateo 9:34 Pero los fariseos decían: Por el príncipe de los demonios echa fuera los demonios.

Repetidamente también se le llama “el príncipe de este mundo” y “el dios de este mundo”. Juan 12:31; 14:30; 2 Cor. 4:4. Es importante hacer notar que en estos pasajes no se denomina a Satanás como el “dios del mundo” lo cual tendría implicaciones de autoridad de gran alcance, sino que se le llama el dios de “este” mundo, es decir, el dios de aquellos que se identifican con el “mundo” que vive en oposición y rebeldía contra Dios. “Mundo” del cual Jesucristo dijo que no conoció a Dios, sino que se agradó en desechar a Jesucristo y a los creyentes.  Juan 7:7; 8:23; 14:17; 15:18-19; 17:14. Entonces podemos afirmar que Satanás es el príncipe del mundo que vive en rebeldía contra Dios.

Juan 12:31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.
Juan 14:30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.

Esto no significa que él tenga el control del mundo puesto que Dios lo tiene, y El ha entregado toda autoridad a Cristo (1 Pedro 3:22; Apoc. 11:15), pero esto sirve para dar idea de que Satanás tiene el control de este mundo malo, el mundo separado de Dios. Efesios 2:2 “en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia”

1 Pedro 3:22 quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades

Satanás no es divino, tiene gran poder, pero no es omnipotente, ejerce gran influencia pero esta es restringida por la autoridad soberana de Dios. Mateo 12:29, Apocal. 20:2.  Y está destinado a ser arrojado al abismo.

Mateo 12:29 Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa.

Apocalipsis 20:2 Y prendió al dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo ató por mil años;

A continuación presento los títulos que recibe Satanás en la Biblia con sus respectivas citas:

            - Abadón. Apocalipsis 9:11 “Lugar de destrucción, muerte y Seol”
            - Acusador. Apocalipsis 12:10 “El que habla en contra. El que acusa”
            - Adversario. 1 Pedro 5:8 “El que se opone a Dios y su Reino”
            - Ángel del abismo. Apocalipsis 9:11 Príncipe satánico de las regiones    oscuras
            - Apolión. Apocalipsis 9:11  “Yo destruyo”
            - Asesino. Juan 8:44
            - Belcebú. Mateo 12:24 “Señor de las moscas”, “el señor de la casa”    “príncipe de los demonios”
            - Belial.  2 Corintios 4:4 “perverso, malvado, desenfrenado, vil”, “una    persona muy mala”
            - diablo. Mateo 4:1 El opositor de Dios. Acusador. adversario
            - dios de este mundo. 2 Corintios 4:4 “gobernador de los incrédulos
            - Gobernador de las tinieblas. Efesios 6:12 “controla tiránicamente el mundo de la ignorancia, del pecado y de la angustia”[7]
            - Malo. Mateo 13:19 “Malvado”
            - Príncipe de las potestades del aire. Efesios 2:2 “jefe de los espíritus  que habitan en las regiones supramundanas (atmósfera)”[8]
            - Príncipe de los demonios. Mateo 12:24 “Jefe de los malos espíritus”
            - Príncipe de este mundo. Juan 14:30 “El que gobierna, por permiso divino, el mundo caído”
            - Satán. Lucas 10:18 “Adversario de Dios” “El acusador”
            - Serpiente Antigua. Apocalipsis 20:8 “El antiguo opositor de Dios”
            - Serpiente. Génesis 3:4 Contiende contra Dios y siembra el caos

2. Actividad y poder de los ángeles caídos

En la Biblia son descritos como muy numerosos. Actuando en todas partes y teniendo acceso a este mundo. Operando en la naturaleza y en las mentes de los hombres.

Pero no son seres omnipotentes ni tienen todo el poder, ni pueden hacer todo lo que ellos quieran, sino que  les corresponden las mismas limitaciones que a los Santos ángeles:

1. Dependen de Dios, y solo pueden actuar bajo su control y permiso. Job capítulo 2.

2. Deben ajustarse, en su actuar, a las leyes de la naturaleza. Los ángeles no pueden interferir con la libertad y responsabilidad de los hombres.

Es importante que tengamos claridad sobre las limitaciones que Satanás y sus demonios tienen bajo el gobierno Soberano de Dios, porque al desconocer esto muchos han caído en el dualismo, pretendiendo que Dios y Satanás son dos seres super-poderosos que están en una lucha entre iguales. Escuchemos las sabias palabras de uno de los santos hombres del siglo XVI comentando este tema: “Cuando decimos que Satanás resiste a Dios y que sus obras son contrarias a las de Él, entendemos que tal resistencia y oposición no tienen lugar sin el permiso de Dios. No me refiero aquí a la mala voluntad de Satanás y de sus intentos, sino solamente a sus efectos. Porque, siendo el Diablo perverso por naturaleza, está de más decir que no se siente inclinado a obedecer la voluntad de Dios, y     que todos sus propósitos e intentos consisten en ser rebelde y contumaz contra Él. Mas, como Dios lo tiene atado y encadenado con el freno de su potencia, solamente ejecuta aquello que Dios le permite hacer; y por eso, mal de su agrado, quiera o no, obedece a Su creador, pues se ve impulsado a emplearse en lo que a Dios le agrada”.[9]

Satanás ejerce señorío sobre los incrédulos y estos le pertenecen. Mateo 6:13; Juan 6:70. Los malos hombres son llevados cautivos por él y actúa en sus corazones. 2 Tim. 2:26.

Mateo 6:13 Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén.

Juan 6:70 Jesús les respondió: ¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo? 71Hablaba de Judas Iscariote, hijo de Simón; porque éste era el que le iba a entregar, y era uno de los doce.

2 Timoteo 2:26 y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.

Por otro lado Satanás y sus demonios, lanzan dardos en contra de la fe de los creyentes para debilitarlos espiritualmente. Efesios 6:16; 1 Pedro 5:8.

Efesios 6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.

1 Pedro 5:8 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

Los demonios tienen la facultad de poseer el cuerpo y la mente de algunos incrédulos. Estas posesiones son de dos clases:

1. Aquellas en las que solo el alma era objeto de la influencia diabólica, como en el caso de “la muchacha poseída de un espíritu de adivinación” Hechos 16:16. También los magos y falsos profetas.

2. Aquellos en los que el cuerpo y el alma estaban sometidos a esta influencia.

La posesión significa la residencia de un espíritu malo en tal relación con el cuerpo y el alma como para ejercer una influencia controladora, produciendo violentas agitaciones e intensos sufrimientos, tanto mentales como físicos.  Mat. 4:24; 9:32-34; Marcos 5:2; Mat. 6:18.[10]

Mateo 4:24 Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.

Mateo 9:32-34 Mientras salían ellos, he aquí, le trajeron un mudo, endemoniado. 33Y echado fuera el demonio, el mudo habló; y la gente se maravillaba, y decía: Nunca se ha visto cosa semejante en Israel. 34Pero los fariseos decían: Por el príncipe de los demonios echa fuera los demonios.

Marcos 5:2 Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo,

Uno de los objetivos principales de Satanás es causar la ruina del alma de los hombres y por eso sigue rodeando la tierra sin cesar y si tregua. Él ha sido homicida y mentiroso desde el principio.

Podemos concluir este punto con las palabras de Packer “La mentalidad de Satanás es un misterio cuyas profanidades nunca podremos sondear; no solo porque él es un ángel, mientras que nosotros somos hombres, sino también porque Satanás es puramente maligno, y nosotros no podemos concebir cómo es la maldad pura…. La Escritura claramente nos llama a creer en un Satanás, y en una multitud de seguidores satánicos, que son de una maldad totalmente inimaginable; más crueles, más maliciosos, más orgullosos, más desdeñosos, más pervertidos, mas destructivos, más desagradables, más sucios, más despreciables que ninguna cosa que pueda concebir nuestra mente”[11]

3. Las artimañas del maligno

Hasta este momento hemos visto que existe una oposición espiritual ejercida por las fuerzas de Satanás y sus ángeles en contra de Dios y su reino. También hemos estudiado que Satanás es un ser espiritual real, que en un principio era bueno y muy poderoso.

Esta lucha espiritual debe ser peleada por todos los creyentes. Pero debe partir de una base segura sobre la victoria ganada por Cristo en la cruz. La mayoría de conceptos erróneos que existen hoy sobre esta lucha espiritual se desprende del desconocimiento de la conquista y victoria sobre Satanás que ganó Cristo sobre el diablo y sus ángeles, de acuerdo a Génesis 3:15. Esta derrota sobre Satanás fue decretada en Edén y fue cumplida en Cristo. Pero esta gloriosa verdad no implica que Satanás haya dejado de estar activo en la tierra, ni tampoco implica que el creyente deba descansar plácidamente como si Satanás aún no estuviera asediando para tentarle y agobiarlo en su vida cristiana.

Analicemos con mayor profundidad lo que la Biblia enseña sobre el actuar de Satanás en la tierra.

Satanás siempre ha sido experto en el uso de la astucia y el engaño

En Génesis 3 hallamos el primer contacto que Satanás tiene  con el hombre. Su fin era incitarlo a la desobediencia hacia Dios. Ese siempre ha sido su propósito. Pero podemos ver que el Diablo no ataca directamente a Eva, sino que se le acerca por medio de sutilezas, tratando de llegar a su mente y sentimientos para hacerla dudar del amor de Dios:

-       “¿De verdad dijo Dios: no comáis de todo árbol del huerto?”. Satanás trata de presentar a Dios como imponiendo leyes injustas y crueles.
-       Dios no había dicho eso, pero la especialidad del diablo es la mentira. Pero una mentira sutil y con intenciones de distorsionar la real imagen de Dios.
-       Satanás siembra duda sobre la bondad de la Palabra de Dios, y después  pasa a hacer mentiroso a Dios.
-       Él dice a la mujer: “No moriréis” si comes del fruto prohibido.
-       “Seréis como Dios”. La primera mentira del Diablo que al hombre más le agrada. El antropocentrismo. “Lo mas importante del mundo eres tú, entonces ¿Porque no puedes tomar lo que mereces? ¿Por qué vas a cohibirte de hacer lo que mas deseas? No te preocupes por lo que Dios piensa, ni por lo que su palabra dice. Haz lo que quieras y vive tu vida”.
-       Ese sigue siendo uno de los métodos astutos de Satanás para engañar a las personas y apartarlas de una obediencia a Dios

Esa ha sido siempre la astucia de Satanás, y la debilidad del hombre. Él es especialista en tergiversar la Palabra de Dios y nosotros en creerle. Porque él habla y presenta las cosas de acuerdo a las tendencias pecaminosas de los hombres. Satanás siempre presentará como algo bueno y saludable lo que Dios ha decretado que es malo y dañino¨

-       Él es padre de mentira. Juan 8:44
-       Es encargado de sembrar la cizaña en el mundo. Mateo 13:39, está relacionado con la acción de los hombres que sirven de tropiezo para que otros conozcan la gracia de Dios. Mateo 13:41; Hechos 13:10
-       También se encarga de estorbar a los oyentes del evangelio para que no crean, quitando la palabra del corazón. Lucas 8:12.

Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, pues es mentiroso y padre de mentira.

Mateo 13:39 El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.

Mateo 13:41 Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad,

Hechos 13:10 dijo: ¡Oh, lleno de todo engaño y de toda maldad, hijo del diablo, enemigo de toda justicia! ¿No cesarás de trastornar los caminos rectos del Señor?

Lucas 8:12 Y los de junto al camino son los que oyen, y luego viene el diablo y quita de su corazón la palabra, para que no crean y se salven.

Por permiso divino, puede probar la fe y fortaleza de los creyentes

Satanás no puede acercarse al creyente verdadero para probarlo, a menos que sea por autorización divina. Job 1:12. Dios autorizó a Satanás para tocar a Job, pero le puso restricciones. Él no pudo tocar las posesiones de Job, sino solo hasta cuando Dios se lo permitió.

Job 1:12 Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová.

Satanás no es soberano, es decir, no puede hacer lo que él quiera, a menos que Dios se lo permita. Dios es Soberano y tiene control absoluto sobre todo, incluso sobre Satanás y sus huestes.

Satanás “.. no es Soberano en un reino rival, sino un rebelde al que Dios da tanta libertad de movimiento como glorifique su nombre”. [12] En el caso de Job Dios permitió a Satanás probarle, para así glorificarse a través de la permanencia en la confianza en Dios de parte de Job. Él glorificó a Dios en todas las circunstancias y Satanás quedó avergonzado. Job 1:21

Job 1:21 y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito.

En el Nuevo Testamento encontramos el caso de Pedro. Lucas 22:31. Cristo dice: “Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo”. Es decir, Dios había dado permiso a Satanás para probar la fortaleza de los apóstoles. (Este no fue el caso de Judas, quien no era trigo, sino paja. Judas actuó bajo la directa influencia de su jefe aliado.)

Jesús oró para que los apóstoles fueran fortalecidos en medio de esa prueba. Juan 17:9,11 (excluyendo a Judas v.12). Ese es nuestro firme socorro, la intercesión del gran vencedor.
Satanás pudo hacer con Judas lo que quiso, porque él era suyo. No pertenecía al reino de Dios, sino que era hijo de perdición. Pero no pudo hacer lo mismo con los verdaderos creyentes, sino que estos le vencieron con la Gracia de Dios. Esta siempre será la situación final de los verdaderos creyentes frente a la oposición de Satanás: VICTORIA ABSOLUTA.

Juan 17:9, 11 Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros.

Juan 17:12 Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.

Otro ejemplo en el Nuevo Testamento lo encontramos en la tentación de Jesús. Mateo 4:1-11. Satanás, sabiendo que Jesús era el segundo Adán, repite la misma astucia utilizada en el Edén para tentar al Señor.

Esta tentación está relacionada con el utilizar de una forma indebida su poder, es decir para satisfacer sus propias necesidades. También fue tentado para dar una demostración de su poder y así ser reconocido como el Mesías.

Satanás utilizará sus astucias para conducir al creyente a creer las ofertas del maligno como un medio más rápido para alcanzar ciertos logros. Lo cierto es que esto no será una sola vez, sino que volverá de vez en cuando. Él no se dará por vencido, y lo intentará una y otra vez. Lucas 4:13 dice que el Tentador Le dejó por un tiempo. Luego vendría con más tentaciones sobre Jesús.

La Biblia nos presenta a Satanás como un ser osado, que no desaprovechará ninguna oportunidad para tentar al verdadero creyente y conducirlo, al menos, a la desobediencia de los mandamientos del Señor. Él no podrá conducirlo a la completa apostasía, ni a la pérdida de la salvación, porque el que ha sido renacido por el Espíritu de Dios no puede caer de ese estado de Gracia; pero Satanás si tratará, por todos los medios, de conducir al creyente a una vida infructuosa, sin testimonio efectivo de Cristo y de constante debilidad.


Satanás puede utilizar la debilidad de los creyentes como herramientas para su causa

- El Censo de David. En el primer libro de Crónicas, capítulo 21 encontramos la narración del Censo que David hizo en el pueblo de Dios. No sabemos en qué sentido era un acto pecaminoso censar al pueblo, pero lo cierto es que la Biblia afirma que esto “era malo a los ojos de Dios” (v. 7). Lo interesante, para nuestro tema, es que Satanás fue quien estuvo detrás de este hecho pecaminoso. Él aprovechó la debilidad de David, quien había dejado entrar la arrogancia a su corazón y deseaba alimentar su orgullo conociendo el poderío que tenía bajo su mando.  Desde ya quisiera advertir que aquí la Biblia no afirma que David fue poseído temporalmente por el adversario puesto que ningún verdadero creyente puede ser poseído por el Diablo, lo que si afirmamos es que él se aprovecha de la debilidad manifiesta de las personas para conseguir propósitos malvados. Satanás odiaba al pueblo de Israel, así como odia todo lo que se relacione con el Reino de Dios. Ver la muerte y debilidad de este pueblo era para él motivo de complacencia.

- Pedro, vocero de Satanás. En Mateo 16:22-23 hayamos a  Pedro  convertido en portavoz de Satanás. El apóstol, al igual que todo hombre, no puede aceptar la sujeción al sufrimiento, pero este era necesario que se diera en la vida de Jesús, conforme al plan divino, para la salvación del hombre; además la recompensa era la resurrección victoriosa. Pedro no estaba poseído por Satanás, pero en su debilidad humana y falta de comprensión del plan divino, estaba favoreciendo la causa del enemigo quien pretendía desviar el propósito divino para entorpecer la redención de la humanidad.

Mateo 16:22-23 Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. 23Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.

- Ananías y Safira, mentiras inducidas por Satanás. Hechos 5:3. Satanás puede  influenciar el corazón de aparentes creyentes los cuales son conducidos a pecados tan graves como el mentir al Señor. Ananías y Safira actuaron conforme a las maldades de su propio corazón, eran hipócritas y amantes del dinero mas que de Dios, pero su orgulloso corazón deseaba aparentar una piedad y bondad que no tenían dando dinero para la causa de los pobres. Pedro dice que Satanás les había llenado el corazón, es decir, había aprovechado la hipocresía y orgullo de sus corazones para incitarlos al pecado. Las consecuencias fueron terribles: el justo juicio de Dios cayó causándoles la muerte instantánea. Es importante aclarar, debido al surgimiento de corrientes animistas dentro del cristianismo, que Pedro no está echando la culpa del pecado sobre Satanás, él no sometió a estos falsos creyentes a una sesión psicológica para liberarlos de la posesión que los condujo a pecar, mas bien les reprendió por las maldades de su propia concupiscencia. “A pesar de que Satanás había entrado en su corazón para tentarle, Pedro dice que Ananías había puestp en el corazón hacer esta cosa (lit), lo cual demuestra que no podía echarle la culpa al Diablo, el cual tienta, pero no fuerza (comp. Con Stg. 1:13-15).”[13]

Hechos 5:3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?

- Dar lugar al diablo.  Efesios 4:27. El capítulo 4 de Efesios es una exhortación del apóstol Pablo a la Unidad y a un crecimiento constante en Cristo. En los versículos 26 y 27 Pablo exhorta a los creyentes para evitar la ira y el resentimiento: Airaos pero no pequéis, No se ponga el sol sobre vuestro enojo. Porque cuando los creyentes dan lugar a la ira y al resentimiento están abriendo una puerta para que el enemigo de la Iglesia incite a pecados más graves. Los creyentes no deben dar lugar al diablo mediante el permitir que se alberguen en ellos sentimientos adversos para con los hermanos. Porque esto degenera en pecados mas graves como el rencor, la ira, agravio, falta de perdón. Lo que se debe hacer es resistirlo (Santiago 4:7; 1 Pedro 5:8-9). Nuevamente aclaro que el apóstol en ningún momento está diciendo que los verdaderos creyentes puedan ser poseídos por el demonio, pero sí advierte que con nuestros pecados y las inclinaciones malvadas de nuestros corazones podemos ponernos, por un tiempo, del lado o a favor de la causa del enemigo, lo cual traerá consecuencias terribles del juicio de Dios como ya lo hemos visto.

Efesios 4:27 ni deis lugar al diablo.
Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
1 Pedro 5:8-9 Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 9al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.


- Para que Satanás no gane ventaja sobre nosotros. 2 Corintios 2:11.  Satanás puede usar sentimientos dañinos para ganar ventaja sobre los creyentes de una congregación. Este era el caso que podía presentarse en la Iglesia si, después de un proceso de disciplina y temporal excomunión de un creyente, no se daba el espacio misericordioso de la restauración. Es posible que algunos hermanos no estuvieran dispuestos a perdonar el terrible pecado cometido por el creyente disciplinado, pues había afectado el testimonio de la Iglesia y le había causado daño. Pero Pablo advierte que,  si después de un sincero arrepentimiento del ofensor, no recibimos al hermano con amor, olvidando la ofensa, entonces Satanás ganará ventaja sobre toda la iglesia local. Ganará ventaja en varios sentidos: - El ofensor caerá en una tristeza profunda al no ver nuevamente la aceptación en Cristo de parte de la Iglesia y se apartará de la comunión – La iglesia habrá endurecido su corazón y su testimonio ante otros será débil.

2 Corintios 2:11 para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones.

Antes de finalizar esta sección es importante aclarar que, de ninguna manera, la Biblia autoriza que traslademos la culpa o responsabilidad de nuestros pecados a Satanás o a los demonios. En todos los casos que hemos visto, cuando el castigo de Dios llegó, no fue enviado a Satanás sino sobre las personas. (Aunque Satanás recibirá su merecido cuando Dios lo juzgue y condene de manera definitiva arrojándolo al infierno para siempre). Esto indica que nosotros somos responsables de nuestras acciones ante el Dios Santo. No podemos compartir la opinión de quienes practican la sanidad interior o la liberación pretendiendo buscar detrás de las acciones pecaminosas de los hombres a un directo responsable: Satanás o un demonio. Santiago afirma que nuestros pecados y tentaciones vienen a causa de la concupiscencia (las maldades de nuestro corazón), los cuales nos seducen a desobedecer los mandamientos del Señor. Satanás solo aprovecha estas maldades e inclinaciones pecaminosas que aún quedan en nosotros, presentándonos escenarios en los cuales, nuestra poca mortificada carne, cederá a la tentación. Pero el ceder siempre será nuestra responsabilidad por la falta de aprovechamiento de los medios de gracia que el Señor nos da para nuestro crecimiento y fortaleza en la Gracia de Dios.

Jesucristo también afirmó que nuestros pecados, incluso los mas terribles, sucios y ofensivos salen de nuestro propio corazón rebelde: “Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias”  Mateo 15:18-19

Los creyentes que actúan pecaminosamente favoreciendo la causa del maligno, serán responsables de sus actos y sufrirán las consecuencias temporales de tal acción. 1 Cro. 21:14

1 Crónicas 21:11-14 Y viniendo Gad a David, le dijo: Así ha dicho Jehová: 12Escoge para ti: o tres años de hambre, o por tres meses ser derrotado delante de tus enemigos con la espada de tus adversarios, o por tres días la espada de Jehová, esto es, la peste en la tierra, y que el ángel de Jehová haga destrucción en todos los términos de Israel. Mira, pues, qué responderé al que me ha enviado. 13Entonces David dijo a Gad: Estoy en grande angustia. Ruego que yo caiga en la mano de Jehová, porque sus misericordias son muchas en extremo; pero que no caiga en manos de hombres. 14Así Jehová envió una peste en Israel, y murieron de Israel setenta mil hombres.

Satanás, con el permiso divino,  puede usar las fuerzas naturales o físicas para sus malévolos propósitos

La Biblia nos enseña que el propósito del Diablo siempre ha sido el de causar daño. Es el enemigo de Dios y también del hombre. Siendo un rebelde pretende hacer daño a todo lo que represente el orden de la creación y se aprovecha de toda oportunidad para causar sufrimiento. Siendo un ser mas fuerte que el hombre y con capacidades sobrehumanas puede utilizar la naturaleza misma para sus malévolos planes, aunque debemos volver a afirmar que esto no lo puede hacer sin el permiso divino, pues, Satanás no es todopoderoso.

Analicemos algunos ejemplos que nos presenta las Sagradas Escrituras de cómo Satanás puede utilizar las fuerzas naturales o físicas para causar daño:

-       A través de enfermedades físicas. Lucas 13:16. Aquí encontramos a una mujer piadosa, pues es llamada “hija de Abraham”, la cual estaba siendo afectada de una enfermedad vinculada con la labor de Satanás como destructor. Afirmo que es una mujer piadosa porque Cristo no llamó “hijos de Abraham” a los religiosos hipócritas que aparentaban obedecer la Ley, sino que les llamó “hijos del diablo” (Juan 8:39-47), además, esta mujer sufría de una terrible y dolora enfermedad que le tornaba rígidos los huesos de tal manera que no los podía enderezar, pero a pesar de su tormentosa enfermedad la encontramos adorando al Señor en el día Sábado, qué ejemplo de piedad para nosotros, que cambiamos el día del Señor (Domingo) por un paseo, la televisión, el trabajo u otras actividades mundanales y personales en un día que debe ser dedicado enteramente al Señor.

Lucas 13:10-16 Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo;* 11y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. 12Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. 13Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios. 14Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo,* dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo.* 15Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo* su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? 16Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?* 17Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.

La enfermedad es el resultado de la caída del hombre en Edén, cuando por sugerencia de Satanás desobedeció a Dios. De tal forma que el pecado, la enfermedad y la muerte están ligadas al enemigo de nuestras almas. En Hebreos 2:14 encontramos a Satanás vinculado directamente con la muerte y se le denomina como el que tiene el imperio de la misma, pero esto no indica que él, de una manera directa llegue a cada persona para causarle la muerte, sino que el caos resultante de la entrada del pecado al mundo está relacionado con Satanás. De esa manera toda enfermedad guarda una estrecha relación con el enemigo, pero no porque él directamente la esté causando.  Las enfermedades en el hombre son resultado del pecado original y no necesariamente obedecen a pecados personales ni a la influencia directa de demonios. Es importante tener claridad sobre esto porque se ha creado mucha confusión hoy día con respecto al tema. Algunos pretenden encontrar detrás de cada enfermedad, incluso en los creyentes, la acción directa de algún espíritu malo, y para la curación de los enfermos primero deben reprender los espíritus de enfermedad que están actuando. No hayamos esta enseñanza en las Escrituras ni fue la práctica de Cristo y los apóstoles. En la mayoría de los casos cuando sanaron enfermos no reprendieron espíritus demoníacos, y las instrucciones que encontramos en las cartas apostólicas para la oración por enfermos en la Iglesia es la siguiente: ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la Iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Santiago 5:14. No hay ninguna mención con respecto al reprender espíritus de enfermedad, pues la mayoría de las enfermedades no vienen como resultado de la acción directa de estos espíritus, sino que vienen como resultado de la degeneración de nuestros cuerpos a causa del pecado original. Aunque también debemos afirmar que Jesús sanó a muchas personas que estaban poseídas por demonios y que éstos eran la causa directa de la enfermedad, como veremos mas adelante.

Ahora, este pasaje deja ver que la mujer piadosa estaba siendo afectada por un espíritu malo  que le había influenciado para degenerar sus huesos, lo cual indica que Satanás puede afectar el cuerpo y causar enfermedades directamente. La mujer no estaba poseída por un espíritu, pero si estaba siendo afectada físicamente por uno de ellos.

Un predicador de la moderna guerra espiritual dijo a través de la televisión colombiana que la práctica de reprender espíritu de enfermedad estaba sustentada por este episodio de la mujer encorvada, pero esta es una interpretación abusiva y acomodada del texto, pues, Jesús no reprendió ningún espíritu de enfermedad sino que le sanó de su problema físico. Él no reprendió espíritu de espondilitis anquilosante (la enfermedad que probablemente tenía esta mujer).


-       Otro caso de enfermedades físicas producidas por Satanás en algunos creyentes (con permiso divino) es el caso de Job.  2:7 “Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza”. Job era un siervo de Dios,  el cual había agradado al corazón del Señor por su eminente vida piadosa (1:1,8), pero este santo es afectado por una enfermedad. No era por su fe débil o poca confianza en el poder de Dios, como podría afirmar algún proponente de la moderna teoría de Super-fe que plantea la total salud física para los creyentes mas aventajados en temas espirituales. La Biblia nos enseña que “La mala salud ha estado con nosotros desde la Caída y seguirá estando, según nos indica la Biblia, con nosotros hasta que este mundo sea destruido totalmente. Aun entre los líderes del Nuevo Testamento, que no carecían de fe ni de poderes milagrosos, prevaleció la enfermedad. A Timoteo se le aconsejó que “tomase un poco de vino por causa de su estómago y de sus frecuentes enfermedades” (1 Timoteo 5:23). Trófimo fue dejado en Mileto enfermo. 2 Timoteo 4:20. Y Epafrodito, ese santo ejemplar de Filipos, “estuvo enfermo, a punto de morir… por la obra de Cristo”. Filipenses 2:25-30”[14].  En el caso de Job, su enfermedad no fue curada a través de la reprensión de espíritus de enfermedad, sino que Dios le sana cuando termina el proceso de la prueba y Job reconoce el gobierno soberano del Señor y ora por sus amigos, quienes fueron malos consejeros. (Job 42)

-       Un caso de siervos del Señor  afectado por aguijones de Satanás es el apóstol Pablo. 2 Corintios 12:7-10. “… me fue dado  un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera”. ¿Qué era este aguijón producido por un emisario de Satanás?. La mayoría de los más reconocidos comentaristas bíblicos coinciden en afirmar que este aguijón era una enfermedad, probablemente de los ojos  (Comp. Gálatas 4:15; 6:11), por la cual Pablo había pedido varias veces al Señor que se le quitara pero la respuesta fue negativa: “Bástate mi gracia”.. Este caso nos presenta a Dios soberanamente permitiendo la enfermedad en Pablo, a través de un emisario de Satanás. Nuevamente vemos como Satanás está obligado a servir al Señor en sus planes. Esta herida que él le causaba a Pablo servía solamente para cumplir con los planes soberanos de Dios. Probablemente Pablo pensaba que la enfermedad le era un obstáculo para un mejor servicio misionero en la Iglesia, y por eso suplicaba que el aguijón le fuera quitado, pero en la respuesta del Señor encontramos Su Voluntad Soberana y sus designios misteriosos para con todos. Cuántas veces hemos instruido al Señor en cómo deben ser las cosas y le hemos ordenado que haga milagros a favor nuestro para un mejor servicio, pensando que nuestra sabiduría es mas alta que la Sabiduría celestial, pero cuán torpe somos al pensar así. Las situaciones difíciles y adversas no siempre son un obstáculo para el mejor servicio al Señor, muchas veces son nuestros aliados para evitar la vanagloria, la arrogancia y la apostasía. Lea 2 Corintios 12:7. Nuevamente en esta situación no hay reprensión de espíritu de enfermedad.

2 Corintios 12:7-10 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 9Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Gálatas 4:15 ¿Dónde, pues, está esa satisfacción que experimentabais? Porque os doy testimonio de que si hubieseis podido, os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos.
Gálatas 6:11 Mirad con cuán grandes letras os escribo de mi propia mano.

Pablo reconoció que  Satanás puede estorbar en algunas ocasiones a los hijos de Dios. 1 Tesalonicenses 2:18. “Por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó”. Pablo, Silas y Timoteo deseaban volver a Tesalónica y lo intentaron varias veces, pero siempre surgieron obstáculos. Satanás había desatado una persecución en contra de Pablo y generó una serie de impedimentos que le dificultó seguir con el viaje programado. “El hecho de cómo Satanás ejerce una poderosa influencia en los asuntos de los hombres, especialmente cuando están tratando de promover los intereses del reino de Dios, es suficientemente claro en otros pasajes (Job 1:6-12; Zac. 3:1; cd. Daniel 10). Sin embargo Dios reina siempre en forma suprema, encausando el mal para el bien (2 Co. 12:7-9; el libro de Job). Aun cuando el Diablo pretende cortar astutamente el camino, deteniendo el avance aparentemente, el secreto plan de Dios jamás fracasa. Satanás puede atajarnos, impidiéndonos realizar lo que, por el momento, nos parece a nosotros mejor, pero los caminos de Dios son siempre superiores a los nuestros.”[15] Nuevamente, en estos casos no encontramos que los apóstoles o misioneros inicien una labor de guerra espiritual reprendiendo espíritus malignos o potestades, sino que ellos ponen su confianza en el Señor quien les ayuda para continuar adelante con la extensión del reino de Cristo, a pesar de la oposición satánica.

-       A través de las fuerzas de la naturaleza.  Satanás puede utilizar las fuerzas de la naturaleza para crear caos, con el permiso de Dios. Job 2:7; 1:16. Ya hemos visto que Satanás no es Omnipotente, pero es poderoso. Con el permiso divino, en el caso de Job, produjo enfermedad (2:7), rayos y fuego sobre los siervos y rebaños de Job (1:16), fuertes vientos huracanados que produjeron la muerte de los hijos de Job (1:19). Es importante advertir, nuevamente, que aquí no encontramos a un ser que puede hacer todo lo que quiera, pues su poder es derivado y es restringido por Dios, tal como afirma F. Leía: “Satanás tiene un papel servil en la historia de Job. Tras quitarle a Job su riqueza y comodidad materiales, es echado a un lado como algo que ya no interesa, y no se le menciona (a Satanás) al final de la historia. Una lección que aprendemos en Job, entre muchas otras, es que todo poder y autoridad pertenecen a Dios. No hay dualismo en este asunto”.[16]

Job 2:7 Entonces salió Satanás de la presencia de Jehová, e hirió a Job con una sarna maligna desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.
Job 1:16 Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia.

Satanás puede utilizar a los hombres que están bajo su influencia para llevar caos a las naciones y oposición al Reino de Dios

Daniel 10:12-13. Un príncipe se opuso a la llegada del ángel Miguel con la respuesta a la oración de Daniel. El comentarista Edgard J. Young dice que “este príncipe” no es el rey de Persia (como algunos comentaristas han dicho), “porque aquí se está hablando de una lucha espiritual”. Este príncipe espiritual influenciaba a la nación de Persia para que se opusiera a Israel. Mientras el príncipe angelical Miguel estaba a favor del reino de Israel, otro príncipe espiritual (maligno) estaba influenciando a los gobernantes de imperios paganos para hacer frente al pueblo de Dios. Ahora, es importante aclarar que Daniel no hizo guerra espiritual para que Miguel venciera a este príncipe satánico. Él desconocía lo que ocurría en la esfera espiritual. Es peligroso y va más allá de las Escrituras el meterse en asuntos que no nos corresponden. Lea Judas 9; 2 Pedro 2:11-12). Nuestra batalla se encuentra relacionada con la influencia de Satanás para dañar nuestra fe, nuestra práctica y nuestra confianza en Dios.

Daniel 10:12-13 Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. 13Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia.

Judas 9 Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.

2 Pedro 2:11-12 mientras que los ángeles, que son mayores en fuerza y en potencia, no pronuncian juicio de maldición contra ellas delante del Señor. 12Pero éstos, hablando mal de cosas que no entienden, como animales irracionales, nacidos para presa y destrucción, perecerán en su propia perdición,

Efesios 6:12. El apóstol vio a Satanás detrás de las persecuciones de las autoridades romanas. Apoc. 2:10 “Satanás echará a muchos en la cárcel”. Satanás les influenciaba para que se opusieran al avance del reino de Cristo. No podemos dudar que Satanás ha estado detrás de todos los dictadores tiranos que han gobernado las naciones.

Efesios 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.


Conclusión

- Pablo reconoce que  tenemos una pelea sin tregua contra el Diablo y sus ángeles.
- Debemos estar atentos a las asechanzas del diablo.
- Lastimosamente muchos creyentes viven ignorantes de estas asechanzas y olvidan que Satanás es el gran engañador.
- Satanás utilizará todos los medios que le sean permitidos para generar caos, destrucción y miseria.
- Utilizará sus mentiras, engaños, astucias, influencia sobre los gobernantes y dirigentes del mundo.
- Pero luchará con mas fuerza para traer debilidad y flaqueza al creyente. Se aprovechará de cualquier descuido espiritual para estorbar el crecimiento espiritual.
- Pero nunca debemos olvidar que nuestra lucha es contra un enemigo vencido por la obra de Cristo, y nosotros somos vencedores en él.
- Solo debemos vestirnos cada día de su gracia y pelear con dignidad nuestra batalla.


[1] Berkhof. Luis. Teología Sistemática. Editorial TELL. 1988. Michigan.
[2] HODGE, Charles. Teología Sistemática I. Editorial Clie. 1991. Barcelona.
[3] HODGE, Charles. Teología Sistemática I. Editorial Clie. 1991. Barcelona
[4] HODGE, Charles. Teología Sistemática I. Editorial Clie. 1991. Barcelona.
[5] Mat. 25:31; Marc. 8:38; Luc. 9:26; Hech. 10:22; Apoc. 14:10.
[6] Jn. 8:44; I Jn. 3:8-10.
[7] Hendricksen, William. Comentario a Efesios. Desafio. Pág. 297.
[8] Hendriksen, William. Comentario a Efesios. Desafío. Pág. 124.
[9] CALVINO, Juan. Institución de la Religión Cristiana. Libro I Cap. XIV, 17. Felire. 1999.Barcelona.
[10] HODGE, Charles. Teología Sistemática I. Editorial Clie. 1991. Barcelona.
[11] DEREK, Thomas. Cuando arrecia la tormenta. Pág. 31. Editorial Peregrino. Barcelona. 2001
[12] From Tragedy to Triunph, 25 (The Paternóster Press, 1958).
[13] MATTHEW HENRY. Comentario de Hechos. Editorial Clie. Barcelona. 1999.
[14] THOMAS, Derek. Cuando arrecia la tormenta: El mensaje de Job. Pag. 55-56. Editorial Peregrino. Barcelona. 2001.
[15] HENDRIKSEN, William. 1 y 2 Tesalonicenses. Libros Desafío. 2000.Grand Rapids.
[16] DEREK, Thomas. Cuando arrecia la tormenta. Página 35. Editorial Peregrino. Barcelona. 2001.

0 comentarios :

Publicar un comentario