martes, 24 de mayo de 2016

La Resurrección de los Muertos

 1 Corintios 15

Como Daniel, Pablo creía “que ha de haber resurrección de los muertos,  así de justos como de injustos” (Hechos 24:15). Puesto que Cristo había venido, su vida, muerte y resurrección son el centro de la teología paulina. La resurrección corporal y física de Cristo, y el cambio en su naturaleza humana, son el patrón y molde de la resurrección de todos los que están en él. (Para la importancia hermenéutica de la resurrección véase la lección 7.)
En 1 Corintios 15 Pablo escribe para contrarrestar la afirmación de que Jesús no se había levantado corporalmente de entre los muertos. En respuesta, Pablo argumenta que la resurrección del cuerpo es fundamental para la fe cristiana. Pablo argumenta que los creyentes están unidos a Cristo, y que tal unión significa que una negación de la resurrección corporal de los creyentes es la misma cosa que la negación  de la resurrección corporal del propio Cristo. La unión entre Cristo y la iglesia es absoluta, no puede ser rota. Si negamos la resurrección del creyente, tenemos que negar la resurrección de Cristo. Pablo También hace hincapié en que sin la resurrección y regreso de Cristo, la vida no hace sentido (V.34).
Como este es un pasaje largo, lo vamos a dividir en seis secciones y una conclusión.

1.         La tradición histórica de la resurrección (1-11)
Además os declaro,  hermanos,  el evangelio que os he predicado,  el cual también recibisteis,  en el cual también perseveráis; - 1 Corintios 15:1
por el cual asimismo,  si retenéis la palabra que os he predicado,  sois salvos,  si no creísteis en vano. – 1 Corintios 15:2
Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí:  Que Cristo murió por nuestros pecados,  conforme a las Escrituras; - 1 Corintios 15:3
y que fue sepultado,  y que resucitó al tercer día,  conforme a las Escrituras; - 1 Corintios 15:4
y que apareció a Cefas,  y después a los doce. – 1 Corintios 15:5
Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez,  de los cuales muchos viven aún,  y otros ya duermen. – 1 Corintios 15:6
Después apareció a Jacobo;  después a todos los apóstoles; - 1 Corintios 15:7
y al último de todos,  como a un abortivo,  me apareció a mí. – 1 Corintios 15:8
Porque yo soy el más pequeño de los apóstoles,  que no soy digno de ser llamado apóstol,  porque perseguí a la iglesia de Dios. – 1 Corintios 15:9
Pero por la gracia de Dios soy lo que soy;  y su gracia no ha sido en vano para conmigo,  antes he trabajado más que todos ellos;  pero no yo,  sino la gracia de Dios conmigo. – 1 Corintios 15:10
Porque o sea yo o sean ellos,  así predicamos,  y así habéis creído. – 1 Corintios 15:11
Este es el primer testimonio escrito de la resurrección en el Nuevo Testamento (Wright, 317).
Pablo recalca que hubo 500 testigos, incluido él mismo. el evangelio de Pablo se basa en la resurrección de Jesús. Sin la resurrección no hay evangelio. Pablo argumenta que ellos están siendo salvos si se aferran a la verdad. La palabra Griega es aoristo, ellos han sido salvos pero deben continuar hasta el fin. Su salvación está en “Presente continuo”; la salvación es una vez, pero no se ha agotado. Es progresiva. -debe continuar. “Nosotros no agotamos el sentido de la salvación por nuestra experiencia cuando creemos por primera vez” (Morris 200). Los Corintios necesitaban aferrarse a la doctrina de la resurrección corporal de Cristo. Ellos debían conocerla, y en particular, debían conocer los detalles de la resurrección.
En el versículo 3, Pablo habla de transmitir lo que había recibido (la tradición). Él amplía el tema de la resurrección en los versículos 3-8.
a.         El Cristo / Mesías murió: La palabra “Cristo / Mesías” es una descripción de realeza. Pablo enfatiza la resurrección y el dominio real en los versículos 20-28.
b.         Por nuestros pecados: La resurrección es la prueba de que se ha tratado con los pecados. Si no hay resurrección, no hay pruebas de que se ha tratado con el pecado.
c.         De acuerdo con las Escrituras: La resurrección es el cumplimiento de las promesas bíblicas.
d.         Fue enterrado: la prueba de su muerte.
e.         Fue levantado: El verbo griego está en  modo perfecto, haciendo hincapié en un solo evento con consecuencias continuas. Esto se refiere a una resurrección corporal.
f. En el tercer día. Con ello se cumple la profecía bíblica y la tipología (Véase Oseas 6:2, Ezequiel  37).
g.         Había testigos de la resurrección de Cristo (V.5-7): Pablo recalca que Cristo fue “visto por” y “apareció a”-términos  que se producen 39 veces. Estos términos pueden ser entendidos como que se refieren ya sea a una visión o a un evento real. En este caso, tienen un sentido claramente objetivo, un hecho real. Pablo habla de Cefas (forma temprana de referirse a Pedro), y a los 12 (probable referencia a los apóstoles después del reemplazo de Judas). Los 500 eran todos testigos. Algunos ya habían muerto y algunos otros todavía estaban vivos, eran testigos vivos. Pablo menciona que Jesús se reveló a Santiago, el hermano de Jesús, evento que no se registra en ningún otro lugar. El hecho de que Pablo se incluye con los apóstoles, indica que la referencia final a los apóstoles no se refiere a los 12 sino a los apóstoles en un sentido general, a testigos o mensajeros en un sentido más amplio. La lista de Pablo parece ser cronológica. Ya que no incluye a las mujeres (posiblemente debido a que no se admitían como testigos legales en el mundo antiguo), no es una lista completa. Por último, Pablo menciona que Cristo se le reveló a él mismo. Pablo señala que vio a Jesús cuando las revelaciones de Jesús ya estaban llegando a su fin, cuando ya no eran la norma. “Después”, Jesús se reveló al Mismo Pablo. Esta mención de la revelación tardía de Cristo a Pablo muestra que Pablo se consideraba a sí mismo como el último en importancia. Pablo vio al mismo Jesús que los demás vieron, sólo que él lo vio último, justo antes de que las revelaciones de Jesús cesaran. El hecho de que Pablo había perseguido a la iglesia implicaba que él no merecía el título de apóstol, pero él todavía reclamaba el título y ya que fue una gracia especial que le había sido dada, y trabajó más duro- lo cual también fue una gracia especial que le había sido dada.

2.         El argumento central (12-28)
El corazón del argumento de Pablo es que debido a la relación entre la resurrección de los creyentes y la resurrección de Cristo, si los creyentes no resucitan, Cristo mismo no resucitó. Además, si Cristo no resucitó, no hay salvación y el cristianismo no sirve para nada. Los cristianos que han muerto han perecido; los que siguen vivos están luchando para nada.
Pero si no hay resurrección de los muertos, tampoco Cristo ha resucitado. Y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación es en vano y también vuestra fe es en vano. A nosotros incluso se nos encuentra tergiversando a Dios, porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, a quien Él no resucitó, si es cierto que los muertos no resucitan. Porque si los muertos no resucitan, ni siquiera Cristo ha resucitado. Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es inútil y estáis todavía en vuestros pecados (13-17).
Este es un argumento en dos partes: En primer lugar, Pablo argumenta que las resurrecciones están vinculadas, y que si no hay resurrección de los creyentes, entonces el mismo Cristo no pudo haber resucitado. Para invertir el argumento, ya que Cristo resucitó, sabemos que hay resurrección. Gaffin señala: “lo que sorprende es que Pablo puede argumentar en ambas direcciones, no solamente de la resurrección de Cristo a la resurrección de los creyentes, sino también al revés, de la resurrección de los creyentes a la de Cristo. Una negación de una futura resurrección de los creyentes implica una negación de la resurrección de Cristo. (13, 15, 16)”  (By Faith, 61)
En segundo lugar, Pablo enfatiza que si no hay resurrección, todo es inútil. Entonces también los que han dormido en Cristo han perecido. Si tenemos esperanza en Cristo para esta vida solamente, somos los más dignos de lástima de entre todas las gentes (18, 19).
Pablo además desarrolla un argumento secundario. Si no hay resurrección del cuerpo, entonces el mismo Pablo y muchos otros fueron falsos testigos, ya que declararon que Dios resucitó a Cristo de entre los muertos.
Pablo también elabora el tema de las consecuencias teológicas de la resurrección de Cristo. En 15:17, argumenta que si Cristo no resucitó, todavía estamos en pecado, no se ha abordado el problema del pecado. La nueva era es una en la que se ha tratado completamente con el pecado. La muerte de Cristo, sin la resurrección, significaría que todos estaríamos condenados, no justificados (2008, Morris). La resurrección es la prueba de que el poder del pecado ha sido quebrantado (Romanos 4:25).

3.         La Certeza y las Implicaciones más amplias de la Resurrección de Cristo (20-28)
Para Pablo la resurrección trae al “siglo venidero, el tiempo de la restauración, el retorno, la renovación del pacto y el perdón.” (Wright, 332). La resurrección tiene significado corporativo y creacional. laresurrección de Cristo lleva a la resurrección de la iglesia y trae la nueva creación
Mas ahora Cristo ha resucitado de los muertos;  primicias de los que durmieron es hecho. – 1 Corintios 15:20
Porque por cuanto la muerte entró por un hombre,  también por un hombre la resurrección de los muertos. – 1 Corintios 15:21
Porque así como en Adán todos mueren,  también en Cristo todos serán vivificados. – 1 Corintios 15:22
Pero cada uno en su debido orden:  Cristo,  las primicias;  luego los que son de Cristo,  en su venida. – 1 Corintios 15:23
Luego el fin,  cuando entregue el reino al Dios y Padre,  cuando haya suprimido todo dominio,  toda autoridad y potencia. – 1 Corintios 15:24
Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. – 1 Corintios 15:25
Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. – 1 Corintios 15:26
Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies.  Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él,  claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. – 1 Corintios 15:27
Pero luego que todas las cosas le estén sujetas,  entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas,  para que Dios sea todo en todos. – 1 Corintios 15:28
En el versículo 20, el Mesías es llamado las primicias de los que han muerto. 1. Pablo desarrolla su argumento relacionando a Cristo con Adán. Él argumenta que así como todos están vinculados a Adán, así todos están vinculados a Cristo. 2. el pecado de Adán trajo la muerte, la obediencia de Cristo trajo la vida. 3. Él entonces aplica esto al reinado  y resurrección de Cristo. 4. Pablo luego pasa a las implicaciones de esto. Cristo era las primicias, Él es la cabeza de la nueva creación para llevar la palabra de Dios bajo su gobierno.
Los términos “primicias” y “primogénito de la creación” describen unión. La Septuaginta utiliza el término “Primicias” (Nehemías 10:36, Ezequiel 44:30). Las primicias representan a toda la cosecha; son una porción inicial en relación con el todo. la resurrección de Jesús no es sólo la primera, o un ejemplo, sino que la resurrección de Jesús es la primera de la partida. Debido a que Jesús resucitó y a que estamos unidos a él, seremos resucitados. La relación es tan fuerte que Pablo puede decir que si negamos la resurrección del creyente, estamos negando que Cristo ha resucitado (1 Cor. 15:13).
Esta unión significa que los dos están vinculados, por lo que lo que le pasó a uno debe pasarle al otro.[1]
Gaffin sostiene que no hay que pensar en dos resurrecciones, sino una resurrección con dos aspectos, dos episodios de un mismo hecho, sólo temporalmente distintos (By Faith, 61).
Primogénito de entre los muertos: Cristo es el primogénito sobre la creación y la iglesia. En Colosenses 1:15, 16 Cristo es el primogénito, porque las cosas son creadas en él. Ser “Primogénito” es una condición de singularidad, de dignidad. No enfatiza el tiempo (Véase Éxodo 4:22, Israel es el primogénito de Dios; Salmos 88:27, el hijo de David será el  primogénito sobre la creación.).
Cristo gozó de este estatus tan exaltado (GaffinResurrection, 38).
El término “primogénito” está relacionado con el término “Primogénito de entre los muertos” (Col 1:18).
“y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia,  él que es el principio,  el primogénito de entre los muertos,  para que en todo tenga la preeminencia”.
La palabra “primogénito” en sí no implica solidaridad (GaffinBy Faith, , 61), pero el término  “de entre los muertos” sí implica solidaridad (61). Él es el primero de, o de entre, los muertos.
La resurrección corporal de Jesús es igual que la de los que duermen. Él es el “principio mismo de el evento en general” (GaffinResurrection, 35).
Debido a que ya estamos unidos a Cristo y a que Jesús ya ha sido resucitado, se puede decir que ya estamos sentados y resucitados, reinando con Cristo en los lugares celestiales (Efesios 2:5, Colosenses 2:12, 13, 3:1; Romanos 6: 3, 4). El cambio interno se completará cuando Jesús sea resucitado totalmente de entre los muertos. La gran obra de Cristo es traer todas las cosas a su estado final a través de la resurrección y el juicio. Una vez terminado esto, la obra de Cristo como rey y mediador está completa (1 Corintios 15: 28, Romanos 11:36, 1 Corintios 8:6)
Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. – 1 Corintios 15:26
Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies.  Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él,  claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. – 1 Corintios 15:27
Pero luego que todas las cosas le estén sujetas,  entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas,  para que Dios sea todo en todos. – 1 Corintios 15:28
Romanos 11:36 “Porque de él,  y por él,  y para él,  son todas las cosas.  A él sea la gloria por los siglos.  Amén”.
Cristo ha completado Su obra, Él ha derrotado a todos sus enemigos y él ha establecido
Su reino. En la actualidad está reinando en gloria, completando todas las cosas. Cuando
las cosas estén completas, el reino entonces pasará al Padre.
¿Cómo entendemos que el reino terminará cuando otros versículos enfatizan que el reino es eterno? En 2 Timoteo 2:12 Pablo declara: “Si sufrimos,  también reinaremos con él;  Si le negáremos,  él también nos negará“.
Romanos 8:17: “Y si hijos,  también herederos;  herederos de Dios y coherederos con Cristo,  si es que padecemos juntamente con él,  para que juntamente con él seamos glorificados”.
Efesios 5:5: “Porque sabéis esto,  que ningún fornicario,  o inmundo,  o avaro,  que es idólatra,  tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios”.
(Véase también Colosenses 1:12. Efesios 1:4, Romanos 8:29).
Ridderbos sugieren que a veces Pablo es teocéntrico, centrado en Dios, y que en otras ocasiones elige enfocar a Cristo como el centro. No hay contradicción-Pablo está simplemente destacando dos aspectos diferentes, ambos prueban que hay una nueva vida y que “ de él,  y por él,  y para él,  son todas las cosas”. En Corintios Pablo hace hincapié en que la obra de la salvación está terminada, pero el reinado de Cristo para y con el Padre entra ahora en una nueva fase (550).
Él seguirá siendo el Hijo y el Rey eterno, y él mantendrá el mismo estado de encarnación que tenía antes (Filipenses  2:9en adelante. Efesios 1:21).
El Mesías vino para renovar la vida humana, en una nueva creación, algo que el hombre
no podía hacer por sí mismo. Pablo usa Salmos 8:7 para enfatizar el gobierno del hombre sobre la creación, y el Salmo 110 para enfatizar el reinado de Jesús sobre sus enemigos. Jesús es el Mesías, el Rey, el Gobernante humano que trae la creación bajo el dominio de Dios. El centro del reino de Jesús es la derrota de la muerte en el futuro. Esto ya ha ocurrido en la resurrección de Jesús. Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, todos los que están en él fueron resucitados con él, pero esto aún no se ha realizado plenamente en nuestros cuerpos.

4.         Consecuencias Prácticas de Negar la Resurrección (29-34)
De otro modo,  ¿qué harán los que se bautizan por los muertos,  si en ninguna manera los muertos resucitan?  ¿Por qué,  pues,  se bautizan por los muertos? – 1 Corintios 15:29
¿Y por qué nosotros peligramos a toda hora? – 1 Corintios 15:30
Os aseguro,  hermanos,  por la gloria que de vosotros tengo en nuestro Señor Jesucristo,  que cada día muero. – 1 Corintios 15:31
Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras,  ¿qué me aprovecha?  Si los muertos no resucitan,  comamos y bebamos,  porque mañana moriremos. – 1 Corintios 15:32
No erréis;  las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres. – 1 Corintios 15:33
Velad debidamente,  y no pequéis;  porque algunos no conocen a Dios;  para vergüenza vuestra lo digo. – 1 Corintios 15:34
Pablo señala dos implicaciones de negar la resurrección. La primer área es el bautismo por los muertos (V. 29). ¿Por qué se bautizaban por los muertos? No está claro lo que Pablo quiere decir en esta sección, y esta es la única vez que este término se utiliza. Pablo entonces le pregunta que si Cristo no ha sido resucitado, qué provecho hay de todo su trabajo y de los peligros que ha emprendido como apóstol (V.32). Pablo dice que si Cristo no ha resucitado, él ha sufrido todas estas cosas en vano, y que si no hay resurrección, entonce ¿por qué no simplemente vivir el presente. ¿Por qué sufrir en lo absoluto?[2]
Pablo concluye esta sección con la invitación a no estar en compañía de aquellos que niegan la resurrección corporal, haciendo hincapié en que los que afirman tal cosa no conocen a Dios. Él exhorta a despertar y dejar de pecar.

5.         ¿Cómo  Será el Nuevo Cuerpo? (35-41)
Pero dirá alguno:  ¿Cómo resucitarán los muertos?  ¿Con qué cuerpo vendrán? – 1 Corintios 15:35
Necio,  lo que tú siembras no se vivifica,  si no muere antes. – 1 Corintios 15:36
Y lo que siembras no es el cuerpo que ha de salir,  sino el grano desnudo,  ya sea de trigo o de otro grano; - 1 Corintios 15:37
pero Dios le da el cuerpo como él quiso,  y a cada semilla su propio cuerpo. – 1 Corintios 15:38
No toda carne es la misma carne,  sino que una carne es la de los hombres,  otra carne la de las bestias,  otra la de los peces,  y otra la de las aves. – 1 Corintios 15:39
Y hay cuerpos celestiales,  y cuerpos terrenales;  pero una es la gloria de los celestiales,  y otra la de los terrenales. – 1 Corintios 15:40
Una es la gloria del sol,  otra la gloria de la luna,  y otra la gloria de las estrellas,  pues una estrella es diferente de otra en gloria. – 1 Corintios 15:41*
Pablo desarrolla su doctrina del nuevo cuerpo a través de una serie de contrastes, particularmente  el de semillas y plantas y el del cuerpo desnudo y el cuerpo vestido (2 Cor. 5:3, 4).
La analogía de la semilla / planta muestra continuidad. La semilla lleva a la planta, y al mismo tiempo, muestra discontinuidad-la planta es muy diferente a la semilla. Además, el cuerpo resucitado no es progresión natural, sino que el cuerpo es nuevo debido a un cambio deliberado de Dios. El nuevo cuerpo “vendrá a la vida” (pasivo, 36). Se le da vida (ver Juan 12:24.). En el versículo 38, Dios “le da un cuerpo.” El nuevo cuerpo es una obra del Dios soberano, es un regalo, una obra de gracia.
Pablo elabora la idea de la semilla al hacer hincapié en que hay muchos tipos de cuerpos en el mundo, cada uno apto para sus propias funciones. Como tal, el cuerpo resucitado tiene su propio tipo.

6.         Diferentes Tipos de Cuerpos y de Carne (42-44)
Pablo explica la resurrección del cuerpo usando cuatro contrastes:
Así también es la resurrección de los muertos.  Se siembra en corrupción,  resucitará en incorrupción. – 1 Corintios 15:42
Se siembra en deshonra,  resucitará en gloria;  se siembra en debilidad,  resucitará en poder. – 1 Corintios 15:43
Se siembra cuerpo animal,  resucitará cuerpo espiritual.  Hay cuerpo animal,  y hay cuerpo espiritual. – 1 Corintios 15:44
Pablo explica la naturaleza del cuerpo resucitado al contrastarlo con el cuerpo presente.
Pablo desarrolla cuatro contrastes: 1. Corruptible versus Incorruptible, 2. Deshonra versus gloria, 3. Debilidad versus poder, y 4. cuerpo físico versus cuerpo espiritual.
Pablo define el cuerpo espiritual en 1 Corintios 2:14, 15donde dice:
“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios,  porque para él son locura,  y no las puede entender,  porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas;  pero él no es juzgado de nadie”.
Una persona espiritual es una habitada, guiada y hecha sabia por el Espíritu Creador (Wright, 350). En este contexto, se refiere a la operación del Espíritu sobre la vida física, permitiéndole funcionar de una manera nueva y mayor. Es el contraste entre lo que llamamos la vida humana habitual y las habitadas por el Espíritu de Dios (1 Corintios 12-14).
El cuerpo original de Adán (Génesis 1:26) era un cuerpo animado por el espíritu humano; Por el contrario, el Espíritu Santo de Dios anima a este cuerpo.
Pablo continúa explicando la naturaleza del cuerpo resucitado al contrastar a Adán y a Cristo (vv.45-49).
Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente;  el postrer Adán,  espíritu vivificante. – 1 Corintios 15:45
Mas lo espiritual no es primero,  sino lo animal;  luego lo espiritual. – 1 Corintios 15:46
El primer hombre es de la tierra,  terrenal;  el segundo hombre,  que es el Señor,  es del cielo. – 1 Corintios 15:47
Cual el terrenal,  tales también los terrenales;  y cual el celestial,  tales también los celestiales. – 1 Corintios 15:48
Y así como hemos traído la imagen del terrenal,  traeremos también la imagen del celestial. – 1 Corintios 15:49
Adán fue originalmente a la imagen / semejanza de Dios, de la vieja creación (1 Corintios 11:7). En la resurrección, seremos a imagen y semejanza de Dios en la nueva creación como se revela en Cristo.
Adán es el primer tipo de humanidad. Cristo, resucitado de entre los muertos, habitado por el Espíritu, es el segundo tipo de humanidad, una humanidad conectada con Cristo, y levantada por Cristo y el poder del Espíritu (1 Corintios 3, 17, El Espíritu del Señor). la naturaleza carnal de Adán estaba relacionada con la vieja creación, tomada del polvo, mortal, perecedera, física, de la tierra, terrenal.
La naturaleza humana de Cristo es tomada de la esfera celestial. Representa un nuevo tipo de cuerpo, animado por el Espíritu vivificante. Así como llevábamos la imagen del primero, así llevaremos la imagen del último. El hombre celestial es el que lleva la nueva imagen de resurrección. Compartimos la imagen de Cristo y así se nos ve como celestiales. El nuevo cuerpo no es meramente un espíritu, es un cuerpo producido por, y a través de, el poder del Espíritu. Debido a esto, es incorruptible, inmortal y modelo de gloria y poder (42, 43, 48, 53) (Ridderbos, 545).
En la creación original, el hombre fue hecho de dos partes. Adán fue hecho con un cuerpo hecho del polvo de la creación, y con un alma, hecha por Dios. En la nueva creación, a Cristo ya se le ha dado un nuevo cuerpo espiritual, uno hecho apto para su nueva vida en la nueva creación. Como ya se ha señalado en la Lección 2 al considerar el término “las primicias”, a nosotros, la nueva humanidad en Cristo, también se nos dará un cuerpo como el de Cristo, un cuerpo del cielo. Al hombre de la nueva creación se le dará un cuerpo espiritual con su alma. Además, este nuevo cuerpo y alma espirituales estarán llenos del Espíritu Santo, el cual continuará morando con nosotros y el cual ya ha sido dado a nosotros como una garantía.
Cristo llegó a ser el espíritu vivificante a través de la resurrección. Él tiene el Espíritu, y Él da el Espíritu (2 Corintios 3:17). El cambio de ser en Cristo por el Espíritu se expresa en tres maneras: Cristo nos “transformará... en conformidad” (Filipenses 3:21 LBLA), “traeremos su imagen” (1 Corintios 15: 49), y Pablo nos habla tanto de “ser conformados” como de “traer la imagen” de Cristo (Romanos 8:29).

7.         Conclusión: (50-58)
Pero esto digo,  hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios,  ni la corrupción hereda la incorrupción. - 1 Corintios 15:50
He aquí,  os digo un misterio: No todos dormiremos;  pero todos seremos transformados, - 1 Corintios 15:51
en un momento,  en un abrir y cerrar de ojos,  a la final trompeta;  porque se tocará la trompeta,  y los muertos serán resucitados incorruptibles,  y nosotros seremos transformados. - 1 Corintios 15:52
Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción,  y esto mortal se vista de inmortalidad. - 1 Corintios 15:53
Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción,  y esto mortal se haya vestido de inmortalidad,  entonces se cumplirá la palabra que está escrita:  Sorbida es la muerte en victoria. - 1 Corintios 15:54
¿Dónde está,  oh muerte,  tu aguijón?  ¿Dónde,  oh sepulcro,  tu victoria? - 1 Corintios 15:55
ya que el aguijón de la muerte es el pecado,  y el poder del pecado,  la ley. - 1 Corintios 15:56
Mas gracias sean dadas a Dios,  que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. - 1 Corintios 15:57
Así que,  hermanos míos amados,  estad firmes y constantes,  creciendo en la obra del Señor siempre,  sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. - 1 Corintios 15:58
Pablo trae la sección a su cierre. Pablo comienza haciendo hincapié en lo negativo-lo mortal no puede heredar el reino de Dios. Los muertos serán resucitados y nosotros seremos transformados. Él entonces continúa con el lado positivo. Lo corruptible se reviste de incorruptible. Esto “es necesario” que ocurra, ya que sin el nuevo cuerpo no podremos entrar en la nueva creación (Romanos 8:19). El nuevo cuerpo y la nueva creación están vinculados.
El cambio de la mortalidad y la muerte será completo, ya que en ese tiempo el problema del pecado y la muerte será totalmente resuelto. El hecho de que seremos sometidos a este cambio significa que la muerte misma será sorbida. Jesús ha traído la victoria, y así, la muerte, el pecado y la ley ya no pueden afectarnos.
Pablo termina con una exhortación práctica. Puesto que Cristo ha traído la victoria, seamos firmes en nuestra esperanza, inmovibles, abundando en obras para el Señor, sabiendo que nada de lo que hacemos es en vano. Todo será validado en la resurrección.



[1] 16 El término “Las Primicias" representa la unidad orgánica entre Cristo y los creyentes (GaffinBy Faithnot by sight, 61).

[2] Ver a Wright 339 sobre Isaiah 22:11-14.

0 comentarios :

Publicar un comentario