martes, 17 de mayo de 2016

La Enseñanza de Jesús sobre Escatología

Julian Zugg
Extraído del curso de MINTS "Escatología"

Este escrito mira a la enseñanza del Evangelio del reino de Dios. Vamos a considerar estos cuatro aspectos de los evangelios: A. Expectativa escatológica general en la época de Jesús, B. La venida del Reino, C. la enseñanza de Jesús acerca de su regreso y D. La enseñanza de Jesús acerca de la resurrección.

 

2.1.      Expectativa judía en tiempos de Jesús

En la época de Cristo había muchas enseñanzas en Israel acerca de la resurrección y el estado futuro. Sólo nos enfocaremos en las dos más importantes: las enseñanzas  de los fariseos y la de los saduceos “.
Los saduceos eran conservadores estrictos. Decían que leían sólo los primeros cinco libros de Moisés (el Pentateuco), por lo que profesaban negar la resurrección (Hechos 23:8). Para Josefo (un antiguo historiador judío), ellos eran un tipo de escuela filosófica helenística.
Él registra que los saduceos creían que el alma moría con el cuerpo (Antigüedades 18:16). Hay dos pasajes principales que discuten este tema.
En Mateo 22:23-32 Jesús dice, [1]
Aquel día vinieron a él los saduceos,  que dicen que no hay resurrección,  y le preguntaron, - Mateo 22:23
diciendo:  Maestro,  Moisés dijo:  Si alguno muriere sin hijos,  su hermano se casará con su mujer,  y levantará descendencia a su hermano. - Mateo 22:24
Hubo,  pues,  entre nosotros siete hermanos;  el primero se casó,  y murió;  y no teniendo descendencia,  dejó su mujer a su hermano. - Mateo 22:25
De la misma manera también el segundo,  y el tercero,  hasta el séptimo. - Mateo 22:26
Y después de todos murió también la mujer. - Mateo 22:27
En la resurrección,  pues,  ¿de cuál de los siete será ella mujer,  ya que todos la tuvieron? - Mateo 22:28
Entonces respondiendo Jesús,  les dijo:  Erráis,  ignorando las Escrituras y el poder de Dios. - Mateo 22:29
Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento,  sino serán como los ángeles de Dios en el cielo. - Mateo 22:30
Pero respecto a la resurrección de los muertos,  ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios,  cuando dijo: - Mateo 22:31
Yo soy el Dios de Abraham,  el Dios de Isaac y el Dios de Jacob?  Dios no es Dios de muertos,  sino de vivos. - Mateo 22:32
Jesús enseña lo siguiente: 1.Que las Escrituras y la referencia a Abraham en el Pentateuco enseñan la resurrección, 2. que el pacto y el nombre de Dios están ligados a la vida de su pueblo y 3. que en la vida de resurrección no habrá más matrimonio ya que cada miembro de la iglesia estará plenamente casado con Cristo.
En Hechos 23:7-9 Pablo está ante las autoridades judías en Jerusalén. Pablo defendió su afirmación de que Jesús había resucitado de entre los muertos haciendo hincapié en la realidad de la resurrección y en que el hombre tiene un alma y un espíritu en el estado intermedio. Los fariseos responden con el argumento de que tal vez un ángel (un alma en el estado intermedio) había hablado con él. Los fariseos sostenían que, ya que la resurrección estaba aún por venir, los muertos eran en el presente como los ángeles y los espíritus, que en la actualidad no tienen cuerpos, pero que en el futuro van a recibir cuerpos (Wright, 133; Véase v. 9). En este debate, los fariseos no están afirmando que Jesús ha resucitado-ellos limitan su respuesta a la realidad de que él ha visto a un ángel (espíritu)- ni que alguien del estado intermedio ha hablado con ellos), sino que existe un estado intermedio y una resurrección.

En la época de Cristo, los fariseos eran el partido dominante. [2] Wright (Resurrección, 193) resume la posición de ellos: “La resurrección es el premio final, la recompensa por una vida de santidad y de observancia de la Torah. Había dos escuelas, la de Shammay y la de Hillel. Los shammaitas insistían en la continuidad física entre el cuerpo anterior y el cuerpo futuro. Los hillelitas abogaba por una creación totalmente nueva, ya que la piel y la carne se habían dañado por completo”.

Los fariseos esperaban a un solo día del Señor, al Reino de Dios y al juicio de Dios. Ellos tenían una teoría de dos edades-esta edad (ahora) y la edad por venir (Cielo).
Pablo estaba de acuerdo con la idea que los fariseos tenían de la resurrección, sólo que para Pablo lo crucial era que en Jesús la resurrección ya había ocurrido.
La idea de un estado intermedio también se menciona en Hechos 12:14-16. La iglesia en un momento creyó que había visto el alma muerta de Pedro. En Hechos 12:15 los cristianos dijeron haber visto “el ángel de Pedro”. Esto indica que ellos pensaban que Pedro había sido ejecutado y que lo estaban viendo en su estado incorpóreo.

 

2.2.      Enseñanza de Jesús sobre la venida y la Naturaleza del Reino

Jesús enseñó que cuando él vino, el reino de Dios ya había llegado. Jesús enfatizó que el Espíritu de Dios ya estaba trabajando, y por lo tanto, que el reino estaba presente. Jesús es el hombre fuerte que ata a Satanás, saqueando su reino.

Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos,  les dijo:  Todo reino dividido contra sí mismo,  es asolado,  y toda ciudad o casa dividida contra sí misma,  no permanecerá. - Mateo 12:25
Y si Satanás echa fuera a Satanás,  contra sí mismo está dividido;  ¿cómo,  pues,  permanecerá su reino? - Mateo 12:26
Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú,  ¿por quién los echan vuestros hijos?  Por tanto,  ellos serán vuestros jueces. - Mateo 12:27
Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios,  ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios. - Mateo 12:28
Porque  ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte,  y saquear sus bienes,  si primero no le ata?  Y entonces podrá saquear su casa. - Mateo 12:29
El que no es conmigo,  contra mí es;  y el que conmigo no recoge,  desparrama. - Mateo 12:30
Juan 12 es un pasaje paralelo. Jesús indica que en la cruz, Satanás será derrotado y
que esto conducirá a la venida de los gentiles, ya que se liberan de su poder.
Respondió Jesús y dijo:  No ha venido esta voz por causa mía,  sino por causa de vosotros. – Juan 12:30
Ahora es el juicio de este mundo;  ahora el príncipe de este mundo será echado fuera. – Juan 12:31
Y yo,  si fuere levantado de la tierra,  a todos atraeré a mí mismo. – Juan 12:32
Y decía esto dando a entender de qué muerte iba a morir. – Juan 12:33

El cuadro es que todas las naciones estaban bajo el poder y el dominio de Satanás. En la muerte de Jesús, Él derrota a Satanás, y el dominio de Satanás sobre las naciones se ha perdido. Esto permite que el Evangelio avance hasta los confines de la tierra. En contraste, Israel está en una posición especial. Ha sido rescatados de entre las naciones. Está bajo la tutela de Dios y los ángeles (Ver Daniel 9), y sin embargo sigue estando, en cierto sentido, bajo el hombre fuerte armado, y todavía esperando la plena redención que su Mesías real traerá. En su venida y muerte, Jesús derrota a Satanás, establece su reino en Israel, y luego a través de la predicación del Evangelio, su reino se extiende por el mundo. [3]

 

2.3.      Enseñanza de Jesús sobre los últimos días

Jesús habló sobre el juicio final y el cielo en varias ocasiones. Consideraremos primero estas secciones generales, y luego consideraremos sus enseñanzas específicas sobre su segunda venida.

2.3.1.   El Hombre Rico y Lázaro (Lucas 16:19-31)
Esta historia a menudo se utiliza para mostrar los horrores y la naturaleza del infierno. Debemos tener cuidado de no llevar esta historia demasiado lejos. Es un ejemplo y una alegoría, no literal o contradictoria. Al igual que todas estas historias, hay un punto central-que “si la gente no escucha la palabra de Dios, un milagro, como una resurrección, no les convencerá” (Ladd, 195).

2.3.2.   El Matrimonio y la Resurrección (Lucas 20:27-40)
En la respuesta de Jesús Él afirma que hay vida después de la muerte. También afirma que no habrá matrimonio después de la muerte, y que en la vida de resurrección hemos de ser solteros, sirviendo a Dios como los ángeles. Esto tiene implicaciones enormes para el matrimonio. El matrimonio es una ordenanza de la vieja creación; apunta hacia la relación final entre Cristo y su iglesia (Efe. 5:21 en adelante). El matrimonio nunca estuvo destinado a ser permanente; es una ayuda para esta vida, para el alivio, la procreación, el apoyo y la asistencia mutua en la preparación de la pareja para la vida eterna. En la nueva creación, los elegidos estarán totalmente integrados, y la relación personal de cada individuo con Cristo  reemplazará a la comodidad del estado casado actual.

2.3.3.   La resurrección de los muertos
Jesús trajo a muchos hombres y a una mujer a la vida. Estas fueron resurrecciones corporales, no sólo del alma; no obstante, no fueron resurrecciones completas como ocurrirá en los últimos días. Estos hombres murieron de nuevo; aún no tenían sus cuerpos glorificados. Apuntaban a la realidad de que el Mesías había llegado-la llegada de la nueva creación en su resurrección en su primera fase.

2.3.4.   El Ladrón en la Cruz
Lucas registra las palabras de Jesús al ladrón moribundo. Jesús le dijo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43). Con estas palabras, Jesús indicaba que tanto su propia alma como el alma del ladrón en la cruz estarían en el paraíso. La palabra “paraíso” se utiliza tres veces en el Nuevo Testamento (Lucas 23:43; 2 Corintios 12:3; Apocalipsis  2:7). Se utiliza en Ezequiel 28:13, 31:8 para referirse al Jardín del Edén y como una señal de que la era mesiánica había llegado (Ezequiel 36:3; Isa 51:11). Esto indicaba que cuando Jesús muriera, Él abriría el camino a un renovado Jardín del Edén, al perfecto paraíso final de Dios para su pueblo. (Para una explicación más detallada de esto vea lección 6, 7).

 

2.4.      El Discurso de los Olivos - La Enseñanza de Jesús sobre el Futuro.

La principal enseñanza de Jesús sobre el estado futuro se presenta en Mateo 24, 25, Marcos 13 y Lucas 21.

2.4.1.   Introducción
Esta sección es compleja y su interpretación es difícil, ya que Jesús habla tanto acerca de la destrucción de Jerusalén como del juicio final. Esto crea un problema hermenéutico sobre cómo cada parte se relaciona con la otra.
Este pasaje se repite en Marcos 13 y Lucas 21. Es apocalíptico o profético-apocalíptico, e incluye una serie de citas del Antiguo Testamento, en parte del libro de Daniel (Carson, 488).
Hay un número de maneras en que los versos se interpretan y la interpretación es difícil. [4]
En primer lugar, algunos comentaristas tratan de dividir claramente los versos que hablan del templo y los que hablan de la venida final de Jesús. Esto es muy difícil de hacer.
En segundo lugar, Hendrickson sostiene que Jesús usa abreviación profética o tipología. Jesús comienza hablando del juicio que viene sobre Jerusalén y luego pasa a hablar sobre el fin del mundo. Hendrickson enlaza ambas partes. Sostiene que el fin de Jerusalén es un tipo, un presagio del fin de todas las cosas. Así como las cosas en el Antiguo Testamento-el templo-señalaban las cosas que sucederían en el Nuevo Testamento-la venida de Cristo Jesús-por lo que la destrucción de Jerusalén era típica; Señalaba el fin definitivo de todas las cosas (846).
En tercer lugar, Carson (Mateo) sostiene que la forma en que los discípulos preguntaron la pregunta en dos partes, al comienzo de la sección, significaba que los discípulos pensaban que la destrucción del templo y el fin del mundo eran un mismo evento. Jesús les advirtió que habría un retraso antes de fin, “un retraso caracterizado por persecución y tribulación para sus seguidores. La caída de Jerusalén es un ejemplo violento de una exhibición de juicio, pero no es un tipo que apunta al juicio final”. Después del periodo de la tribulación, Jesús vendrá inmediatamente. Las advertencias son para el conjunto de este período, desde la Ascensión hasta su segunda venida. La tribulación vendrá, y esta generación experimentará cada parte de la tribulación. Sólo el Padre conoce la hora exacta del retorno (Carson, 495).
En cuarto lugar, los preteristas sostienen que toda la profecía se cumplió en el momento de la caída de Jerusalén. Esto se basa en su comprensión de la afirmación de Jesús de que todos los eventos se cumplirían  en esta generación.
Hendrickson y Carson ofrecen la interpretación más coherente, por lo que los utilizaremos a ambos en nuestro análisis. Aunque los temas son complejos, el punto principal no lo es. Jesús quiere decir a los discípulos que Él vendrá, pero no inmediatamente. Cuando vieran juicio, sufrimiento y persecución, esto no significaría que ya el fin estaba cerca. En este periodo de la tribulación, desde la Ascensión hasta la Segunda Venida, los discípulos habían de velar y esperar, porque él vendría a juzgar al mundo.

2.4.2.   El Transfondo
Cuando Jesús salió del templo y se iba,  se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. - Mateo 24:1
Respondiendo él,  les dijo:  ¿Veis todo esto?  De cierto os digo,  que no quedará aquí piedra sobre piedra,  que no sea derribada. - Mateo 24:2
Y estando él sentado en el monte de los Olivos,  los discípulos se le acercaron aparte,  diciendo:  Dinos,  ¿cuándo serán estas cosas,  y qué señal habrá de tu venida,  y del fin del siglo? - Mateo 24:3
Los discípulos aún se enfocaban en el templo. Ellos pensaban que estaban siendo piadosos, pero ellos estaban equivocados. La actitud de Jesús hacia el templo literal era muy diferente. Jesús había dicho que Él era el Templo (Juan 2); que la relación del hombre con Dios se había tornado hacia él, no hacia el templo.
Además, Jesús recientemente había condenado al templo (Mateo 23, Lucas 11).
Los discípulos habían hecho dos preguntas: ¿cuándo sería la caída de Jerusalén, y cuando ocurriría el fin del siglo (Esto se refería al juicio final y a la consumación, ver Mat.13: 39, 40, 49; 24:3; 28:20). Jesús respondió, pero no está claro cómo Él separó las dos preguntas en su respuesta. Él dice claramente que el templo sería destruido, pero ¿qué relación  había entre su respuesta y el fin del mundo? Los discípulos pensaban que el fin sería pronto. Jesús les advirtió que habría un período de tiempo antes de que Él volviera. Hizo énfasis en que en este momento, mientras esperaban su regreso, debían estar alertas, listos.

2.4.3.   Sólo el Comienzo de los Dolores de Parto (4-14)
Respondiendo Jesús,  les dijo:  Mirad que nadie os engañe. - Mateo 24:4
Porque vendrán muchos en mi nombre,  diciendo:  Yo soy el Cristo;  y a muchos engañarán. - Mateo 24:5
Y oiréis de guerras y rumores de guerras;  mirad que no os turbéis,  porque es necesario que todo esto acontezca;  pero aún no es el fin. - Mateo 24:6
Porque se levantará nación contra nación,  y reino contra reino;  y habrá pestes,  y hambres,  y terremotos en diferentes lugares. - Mateo 24:7
Y todo esto será principio de dolores. - Mateo 24:8
Entonces os entregarán a tribulación,  y os matarán,  y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. - Mateo 24:9
Muchos tropezarán entonces,  y se entregarán unos a otros,  y unos a otros se aborrecerán. - Mateo 24:10
Y muchos falsos profetas se levantarán,  y engañarán a muchos; - Mateo 24:11
y por haberse multiplicado la maldad,  el amor de muchos se enfriará. - Mateo 24:12
Mas el que persevere hasta el fin,  éste será salvo. - Mateo 24:13
Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo,  para testimonio a todas las naciones;  y entonces vendrá el fin. - Mateo 24:14
Jesús hizo hincapié en que desde el momento en que ascendiera hasta  cuando regresara, habría gran sufrimiento y muchos eventos portentosos y destructivos. Veríamos guerras, hambrunas  y terremotos. La iglesia sufriría tribulación. Muchos apostatarían. Él declaró que falsos profetas engañarían, incluso dentro de la iglesia. Esta vez se incluyen frialdad, un aumento del desenfreno, la apostasía del amor-el mandamiento principal de acuerdo a Mateo 22:36-40. Muchos profesos apostatarían (ver Dan. 11:41), Y muchos serían traicionados.

Jesús dijo que durante este período no era para preocuparse. Estas no eran las señales del fin. Estos serían sólo el comienzo de los dolores de parto. La imagen es que la nueva creación nacería a través del sufrimiento, así como una mujer daba a luz a través de dolores de parto (Véase Romanos 8:19, 22). Los dolores de parto de hecho hacían hincapié en la brecha antes de su venida. Estos son los inicio del principio del fin. Durante la época de la persecución, muchos se tornarán a los salvadores, a cualquiera que pueda salvarlos.

Hendrickson nos advierte que en este período habrá muchos que malinterpretarían las señales y profesarían saber cuando Cristo habría de volver. Ellos estarían equivocados. Él sostiene que por el contrario, Dios nos ha dado Su palabra, la cual nos enseña que no podemos saber con exactitud cuándo Él regresará, de manera que no seamos descarriados (852).

2.3.4.   La Testificación y Misión a los Gentiles (V. 14)
 A pesar de la persecución, el evangelio será predicado a todas las naciones. El evangelio será  un “testimonio” a las naciones, un testimonio poderoso y eficaz en y para ellos Mat.8: 4; 10:18 describe el testimonio en Israel, y Apocalipsis 11 habla de la iglesia siendo un testimonio a las naciones.) Esto no significa que todos escucharán el evangelio, o que todo el mundo recibirá el Evangelio, sino que al igual que el evangelio se predicó en Israel, así será predicado en todo el mundo. Sólo después de que el evangelio ha sido predicado a todas las naciones, vendrá el fin. La predicación del evangelio a las naciones es “una” razón por la cual Jesús demora Su venida. Pedro dice: “El Señor no retarda su promesa como algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).

2.4.5.   La Caída de Jerusalén / La Gran Tribulación (Mateo 24:15-22)
Por tanto,  cuando veáis en el lugar santo la abominación desoladora de que habló el profeta Daniel  (el que lee,  entienda), - Mateo 24:15
entonces los que estén en Judea,  huyan a los montes. - Mateo 24:16
El que esté en la azotea,  no descienda para tomar algo de su casa; - Mateo 24:17
y el que esté en el campo,  no vuelva atrás para tomar su capa. - Mateo 24:18
Mas  ¡ay de las que estén encintas,  y de las que críen en aquellos días! - Mateo 24:19
Orad,  pues,  que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo; - Mateo 24:20
porque habrá entonces gran tribulación,  cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora,  ni la habrá. - Mateo 24:21
Y si aquellos días no fuesen acortados,  nadie sería salvo;  mas por causa de los escogidos,  aquellos días serán acortados. - Mateo 24:22
Jesús ahora vuelve a hablar de la destrucción del templo. Los comentarios están divididos entre si este versículo se refiere únicamente a la tribulación de Judea y de Jerusalén (Hager 701 en adelante), o si contiene una referencia adicional a la gran tribulación inmediatamente antes de la segunda venida de Cristo (Hendrickson), o si es sólo un ejemplo de los sufrimientos que la Iglesia enfrentaría en todas las edades. Carson sostiene lo anterior. Hendrickson, (857) sostiene que la caída de Jerusalén es un tipo que apunta hacia  la gran tribulación y el juicio final. Puesto que Jesús cita a Daniel (V. 15), esto indica que un evento puede ser cumplido en varias maneras. Además, Pablo usa a Daniel y aun a  Mateo 24 en 2 Tesalonicenses 2 para señalar al anticristo final. El lenguaje de Jesús también indica tipología. Cuando él habla de la caída de Jerusalén, él habla de la gran tribulación, como nunca se repetirá, y luego dice que “inmediatamente” El volverá. Si bien la caída de Jerusalén fue terrible, ha habido mayores sufrimientos; y si leemos “inmediatamente” como que sólo se refiere a después de la caída de Jerusalén, entonces Jesús estaba equivocado. Es mejor pensar en la caída de Jerusalén como un tipo que apunta al anti-tipo, la gran tribulación final y el retorno inmediato de Jesús en el fin del mundo.

La enseñanza de Jesús sobre la caída de Jerusalén se divide en: (1) La exhortación a huir  (vs.15, 16), (2) la urgencia de huir (vs.17-18), (3) la dificultad de la huida (vs.19-20),   (4) el horror de la tribulación (v. 21), y (5) el acortamiento divino de la tribulación.
Jesús insiste en la destrucción inminente de Jerusalén (Véase el paralelo en Lucas 21:20).
Lucas 21:20: “Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos,  sabed entonces que su destrucción ha llegado”.
 La “desolación” muestra la gravedad de la tribulación. Ningún sufrimiento, ya sea antes o después, se puede comparar con el sufrimiento de ese tiempo. Terrible fue el sufrimiento ocurrido en el asedio final de 6 meses de Jerusalén (Ver Josefo J.W. 5:12.3 en adelante, 512-518). Si el tiempo no fuese acortado aun los escogidos perecerían, por lo que se acorta el tiempo.

2.4.6.   Advertencia Contra los “Falsos Cristos”
Entonces,  si alguno os dijere:  Mirad,  aquí está el Cristo,  o mirad,  allí está,  no lo creáis. - Mateo 24:23
Porque se levantarán falsos Cristos,  y falsos profetas,  y harán grandes señales y prodigios,  de tal manera que engañarán,  si fuere posible,  aun a los escogidos. - Mateo 24:24
Ya os lo he dicho antes. - Mateo 24:25
Así que,  si os dijeren:  Mirad,  está en el desierto,  no salgáis;  o mirad,  está en los aposentos,  no lo creáis. - Mateo 24:26
Porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente,  así será también la venida del Hijo del Hombre. - Mateo 24:27
Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto,  allí se juntarán las águilas. - Mateo 24:28
Esta sección siguiente (23-28) culmina ya sea los acontecimientos de la caída de Jerusalén cuando muchos falsos mesías surgieron, o los de más tarde. El tema clave es esperen, no se dejen engañar porque Cristo vendrá de una manera inconfundible. Falsos Cristos vendrán, pero la iglesia no debe ser engañada por ellos; el fin no ha llegado todavía. Jesús advierte que en este período: a. habrá falsos Cristos, b. actuarán con poder, con señales y prodigios, c. van a inducir al error y d. incluso engañarán a los elegidos si fuese posible.
La clave que Jesús nos da es que ellos reclamarán que él vendrá a nivel local, en secreto, mientras que la clave o prueba de su venida es que él vendrá con poder, públicamente y abiertamente. Ellos afirmarán que Él está en el desierto interior, en habitaciones secretas, y en lugares remotos y aislados. Esto no es así. Cuando él realmente llegue, él vendrá abiertamente, públicamente y con poder. Será evidente para todos. Su venida es ilustrada por la frase, “el cadáver y las águilas”. Hendrickson (861) nota que hay dos interpretaciones. Hager sugiere que así como cuando se ve un cadáver, se ven buitres, del mismo modo cuando Cristo venga se verá, no será en oculto ni en secreto.
Hendrickson (862) desarrolla la idea aún más.  Así como los buitres se precipitan sobre los cadáveres, así cuando el mundo haya degenerado en  un cadáver-el mundo haya llegado al colmo de la iniquidad como lo estuvo Canaán, entonces Jesús vendrá. Él argumenta que la “tribulación” final a la que los impíos someterán a los hijos de Dios es el mismo acto que muestra que el mundo está maduro para el juicio. Debido a esto, inmediatamente después de la más graves de todas las pruebas el Hijo del Hombre vendrá.

2.4.7.   Las Señales Inmediatas de la Venida de Cristo (Mateo 24:29-31)
E inmediatamente después de la tribulación de aquellos días,  el sol se oscurecerá,  y la luna no dará su resplandor,  y las estrellas caerán del cielo,  y las potencias de los cielos serán conmovidas. - Mateo 24:29
Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo;  y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra,  y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo,  con poder y gran gloria. -Mateo 24:30
Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta,  y juntarán a sus escogidos,  de los cuatro vientos,  desde un extremo del cielo hasta el otro. - Mateo 24:31
Jesús ya había dicho que Su venida sería abierta / cósmica. Ahora Él desarrolla más detalladamente la naturaleza de su venida. Jesús dijo que Él vendría “inmediatamente”. ¿Cómo se relaciona esto con la caída de Jerusalén? No puede ser inmediatamente después de la caída, por lo que debe ser inmediatamente después de la gran tribulación final. Esta es la posición de tanto Hendrickson como Carson.
El versículo 29 describe una convulsión poderosa. El lenguaje es poderoso, y no sabemos cuánto es literal y cuánto es simbólico. Hendrickson y Carson sostienen que se debe leer literalmente, ya que se asocia con la aparición literal de Jesús. El cosmos se verá afectado. Estas convulsiones poderosas no destruyen la raza humana; ella preparan para Su venida. La señal del Hijo del Hombre le precede. El estandarte y la trompeta se despliegan en el cielo mientras Él viene a la tierra en poder.
Todos los de la tierra, los que le rechazaron, llorarán. Ellos lo verán que viene en las nubes, con poder y gran gloria (. Dan. 7:13,14, Mat. 26:64). Él enviará a sus ángeles con trompeta (Lev. 25), y él reunirá a sus escogidos de los cuatro vientos (Véase Apocalipsis 6:15, 16). Estos acontecimientos ocurren en rápida sucesión. Esto trae a este mundo a su fin.

2.4.8.   La lección de la higuera (Mateo 24:32-35)
De la higuera aprended la parábola:  Cuando ya su rama está tierna,  y brotan las hojas,  sabéis que el verano está cerca. - Mateo 24:32
Así también vosotros,  cuando veáis todas estas cosas,  conoced que está cerca,  a las puertas. - Mateo 24:33
De cierto os digo,  que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. - Mateo 24:34
El cielo y la tierra pasarán,  pero mis palabras no pasarán. - Mateo 24:35
Jesús termina la descripción de su venida con aplicaciones prácticas. Jesús comienza haciendo dos puntos. Estas cosas, la tribulación, apunta a su venida, pero el tiempo exacto de Su venida no se sabe. El término “Esta generación” es difícil. Jesús dice que todas estas cosas deben ocurrir en esta generación. En primer lugar, esto debe referirse a la generación de los días de Jesús.
En segundo lugar, “Todas estas cosas”, debe leerse a la par con “las rama están tiernas”. De esta manera se refiere a las pruebas de la época antes de que Jesús venga de nuevo. La propia generación de Jesús, o experimentó la prefiguración de estas cosas (Hendrickson), o entró en el período mismo de la tribulación, aunque no en el punto culminante de la misma (Carson).
Jesús concluye esta sección reclamando la autoridad misma del Antiguo Testamento y del
Dios Creador.

2.4.9.   Siempre estad Listo
Jesús cambia ahora a cómo vamos a responder a esta enseñanza. Por razones de espacio he acortado la sección, pero es vital que los estudiantes pasen tiempo reflexionando sobre ella. ¿Qué significa la segunda venida de Cristo para mí? ¿Cómo voy a actuar a la luz del hecho de que Él volverá? Jesús nos dice sobre el futuro para que podamos saber cómo vivir para él en el presentes.
Pero del día y la hora nadie sabe,  ni aun los ángeles de los cielos,  sino sólo mi Padre. - Mateo 24:36
Mas como en los días de Noé,  así será la venida del Hijo del Hombre. - Mateo 24:37
“Si el Hijo mismo no conoce el tiempo de la Parusía, ¿cuan  alegremente deberíamos nosotros sus seguidores descansar en la ignorancia que no se puede quitar, confiando en todas las cosas en la sabiduría y bondad de nuestro Padre celestial, tratando de obedecer Su voluntad claramente revelada, y dependiendo en Su bondad para encontrar apoyo” (Broadus) (Carson, 508).
Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo,  casándose y dando en casamiento,  hasta el día en que Noé entró en el arca, - Mateo 24:38
y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos,  así será también la venida del Hijo del Hombre. - Mateo 24:39
Entonces estarán dos en el campo;  el uno será tomado,  y el otro será dejado. - Mateo 24:40
Dos mujeres estarán moliendo en un molino;  la una será tomada,  y la otra será dejada. - Mateo 24:41
Velad,  pues,  porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. - Mateo 24:42
Pero sabed esto,  que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir,  velaría,  y no dejaría minar su casa. - Mateo 24:43
Por tanto,  también vosotros estad preparados;  porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis. - Mateo 24:44
Estos versículos destacan que el Hijo vendrá en un tiempo desconocido. El mundo no sabrá cuando Cristo vendrá sino que continuará con su rutina diaria, y así su venida será un shock. Jesús compara la naturaleza repentina de su venida con los días de Noé. Al igual que cuando vino el diluvio, los hombres seguirán comiendo, bebiendo y casándose  como si las cosas fueran a continuar para siempre (Véase también 1 Pedro 3:20-21). Los dos hombres hacen también hincapié en lo inesperado del evento. Dos hombres estarán trabajando y dos mujeres estarán trabajando como lo han hecho toda su vida, y sin embargo, su división final será repentina y rápida.

2.4.10.Velar, Estar Listos y Ser Fiel
Las siguientes secciones siguen enfatizando algún aspecto de la vigilancia. La vigilancia debe ser pasiva, (la espera para atrapar al ladrón, 24:42-44), activa y cumpliendo un deber  (el mayordomo fiel y el mayordomo malo, 24:45-51). La precaución y la sabiduría mientras uno espera son importantes (las cinco vírgenes prudentes y las cinco vírgenes fatuas, 25:1-13) y Jesús promete que el buen siervo y fiel será recompensado en el fin (la parábola de los talentos, 25:14-16) (Carson, 509).
Jesús concluye esta sección con una descripción del juicio final (consideraremos esto en la Lección 6.).

 

2.5.      La resurrección de Jesús

Todos los evangelios registran la resurrección de Jesús. Fue resucitado en el tercer día. la resurrección de Jesús fue una reivindicación de su vida y sus reclamos. Los Judíos crucificaron a Jesús porque según él, él era el Hijo de Dios. Aunque hay una serie de otras resurrecciones en la Biblia, ninguno de los resucitados había reclamado ser el Mesías. Sólo Jesús hizo ese reclamo, y Dios vindicó su reclamo con haberle levantado de entre los muertos. La resurrección de Jesús fue la prueba de que Dios lo había aceptado a él y a su obra (Romanos 4:25, 1 Tim. 3:16 en adelante).
Jesús resucitó con un cuerpo humano. Su resurrección no era meramente espiritual. Su cuerpo podía ser visto y tocado y él podía comer (Juan 20, 21). También podía hacer otras cosas que un cuerpo normal no podía hacer-entrar en habitaciones cerradas y desaparecer. Jesús se quedó en esta tierra cuarenta días con sus discípulos. Cuando Jesús ascendió a lo alto, su cuerpo que era local, físico y humano subió a un sitio, al cielo. El cuerpo humano resucitado de Jesús se encuentra actualmente en el cielo. La resurrección física de Jesús es prueba de que todos los que están en Cristo se levantarán de entre los muertos. Debido a nuestra unión con Cristo, compartimos la misma confianza de que nosotros también nos levantaremos de entre los muertos con un nuevo cuerpo resucitado. Cualquier discusión sobre nuestro cuerpo humano resucitado tiene que estar ligada a la naturaleza del cuerpo humano resucitado de Cristo.

Conclusión
No todos los Judíos en el tiempo de Jesús esperaban vida después de la muerte. Jesús enseñó que aquellos que confiaban en él tendrían vida eterna. En Mateo 24 y 25, Jesús enseñó acerca de las cosas que todavía debían suceder antes de que regresara.

Resumen
Los fariseos creían en la resurrección. Los saduceos no lo creían. Jesús reprendió a los
Saduceos al enseñarles que hay vida después de la muerte, pero que seremos como los ángeles en el cielo, estando casados con Cristo. Él le dijo al ladrón en la cruz que estaría con Cristo inmediatamente después de la muerte. Jesús advirtió a los discípulos que no se dejaran cautivar por la señales o los falsos cristos. Cuando las señales terribles ocurrieran, ellos debían esperar con paciencia. Les advirtió que Jerusalén caería y que su venida no sería en secreto sino en abierto y en público.


[1] Véase también Marcos 12:18 y Lucas 20:27.

[2]  El movimiento terminó después del 70 dC y después de esa fecha los escribas se hizieron cargo.

[3]  Véase también Kline God, Heaven, and Har Magedon, 180-185.

[4]  Para una descripción de los sistemas de interpretación y otros recursos, véase Carson, Mateo , 488-495.

0 comentarios :

Publicar un comentario